La vida en Azul

videovideo
Cruz Azul encuentra muchos motivos para celebrar aún con el fin de una época, ya que es el inicio de una nueva era en su historia

Vivir en azul no es un gol, no es un título, no es tampoco la ausencia de ellos.

Vivir en azul es mucho más que eso. Es confraternidad, es cooperación, es que todos valgan lo mismo en voz, en voto y en sentimiento.

Vivir en azul tiene que ver con el corazón de México: con la construcción, que es uno de los indicadores más importantes del crecimiento de cualquier país.

Por eso la fiesta no tuvo que ver con el cierre de un torneo más en Primera División con cuentas tristes, sino con la fe, la lealtad y el saber que hay que seguir luchando.

Vivir en azul tiene que ver con el Gato que se nos quedó en las retinas por siempre. Por los goles de un Carlos sangrante conquistando el último título. Con la sabiduría de Nacho, el sabio de todos los sabios.

Tiene que ver con ese ánimo que se hiere pero no muere. Con la pujanza de una empresa de vanguardia mundial, de más de 8 mil familias que tienen que ver con ella y que nunca, nunca, le dan la espalda a su equipo, a su representante en el mundo del futbol.

Los motivos de Cruz Azul

Cruz Azul, sin embargo, tiene muchos motivos para sentirse orgulloso aunque la cancha la haya vuelto a dar la espalda. Por su tecnología de punta, la perfección de sus procesos, su alto sentido social y su lugar en la vida nacional.

Este domingo se volvió a reunir una buena parte de la familia. Adelantando el día de la Santa Cruz, como desde hace décadas, celebró a todos los que juegan un papel en la vida celeste.

Celebró a quienes llevan el azul en el corazón, en la mente, en las manos.

Corazones que se entregan; mentes que recuerdan, que imaginan; manos que trabajan, que construyen; sentimientos a una bandera, a unos colores tan sólidos como el cemento.

Es Cruz Azul, es su gente.

Con mas de 125 años de historia y 86 como cooperativa, La Cruz Azul le puso su nombre a un equipo de futbol en 1961 y a una orgullosa ciudad en 1968. Y en el campo, se puso a coleccionar trofeos.

Vivir en azul es romper maleficios, escribir nuevas y poderosas historias, es volver a ganar.

Cruz Azul regresa al lugar de sus grandes glorias, donde La Máquina fue bautizada y donde sumó las páginas mas inolvidables.

Bienvenido a casa. Al lugar en que las tribunas volverán a acompañar todas las hazañas que vienen, el Estadio Azteca.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD