Fernando Alonso quiere la triple corona del automovilismo mundial

Sam Reyes explica que más allá de la victoria, el GP de Australia deja abierta una temporada competitiva en la Fórmula 1.
Sam Reyes. FOTO: Televisa Deportes
Rodando en la pista

La llamada triple corona en el automovilismo deportivo es uno de esos reconocimientos entre expertos y aficionados, que sin un marco oficial, es una hazaña difícil de lograr y de la cual, sólo un piloto en la historia ha logrado… pero hoy día, también son otros tiempos.

El Gran Premio de Mónaco, las 24 Horas de LeMans y las 500 Millas de Indianápolis son tres desafíos totalmente distintos uno del otro. Demandan habilidad, capacidad de adaptación, y además un espíritu competitivo a toda prueba, porque una cosa es participar de las pruebas, otra muy distinta, obtener la victoria.

Y es que, simplemente conducir al límite sin equivocaciones es requerido en el circuito callejero del Principado de Mónaco. Con sus barreras sin escapes, curvas y camino angosto con cambios de elevación que independientemente de estar en el pináculo del glamour de las carreras automovilísticas, es la tradición de antaño en competencias que no pierden exigencia al paso del tiempo.

Por otro lado, 24 horas de competencia ininterrumpida, provocan que se exija al piloto ser fino al volante y gentil con la caja de cambios, pero sin perder competitividad y mucho menos velocidad que debe mantenerse entre los turnos de manejo de todos los pilotos del equipo y estar al pendiente de lo que se requiera por estrategia y operación durante la competencia.

Hablando de estrategia y ser fino con el volante, no debemos dejar de lado las 500 millas de Indianápolis. Donde un volantazo puede significar terminar en el muro con el auto por lo menos destrozado, de heridas para el piloto, no hay un promedio de ellas, pues algunos con mucha suerte logran sobrevivir, más con las  nuevas tecnologías, los menos afortunados, quedan lastimados de por vida ó fallecen consecuencia de algún accidente en los super óvalos, más aún en el mítico asfalto que aún conserva los ladrillos en la meta de Indiana.

¿Alguien lo ha logrado antes? Si, un piloto británico.

Sólo un piloto en la historia logró la victoria en estas tres grandes pruebas, Graham Hill. Piloto británico que se llevó a casa la bandera de cuadros en el Gran Premio de Mónaco tres veces de forma consecutiva de 1963 a 1965 y todavía repitió en 1968 y 1969. Para 1966 se presentó en los Estados Unidos para correr y ganar las 500 Millas de Indianápolis.

Hizo equipo con Henri Pescarolo a los mandos de un Matra-Simca y logró la victoria de las 24 horas de LeMans en 1972, nada más que llevaba compitiendo en el trazado francés desde 1958, habiendo buscado esa victoria hasta 1966 de forma ininterrumpida. La carrera que por fin logró ganar, era su décima participación. Sólo como un dato extra, Graham Hill fue dos veces campeón del mundial de la Fórmula uno, en 1962 y 1968.

Todo este previo es para tratar de entender lo que está pasando con la carrera de Fernando Alonso, quien fue confirmado este sábado como piloto de la escudería McLaren para participar en la 103a edición de las 500 Millas de Indianápolis y dado que el asturiano ganó en las calles de Montecarlo en 2007 y 2008 y que consiguió en el 2018 el primer lugar absoluto de las 24 Horas de LeMans con la escudería Toyota, sólo le queda completar el círculo a los mandos de un Indy Car, regresando al evento automovilístico del mes de mayo en los Estados Unidos, para completar las 200 vueltas al Indianápolis Motor Speedway.

Han existido otros pilotos que estuvieron cerca ó al menos tuvieron la oportunidad, pero no lo lograron por una razón u otra. El italiano Tazio Nuvolari y Bruce McLaren no pudieron calificar en el óvalo americano y se quedaron con las ganas. El francés Maurice Trintigant ni siquiera intentó hacerlo, AJ Foyt, en cambio, nunca corrió en Mónaco, mientras que Jochen Rindt no pudo hacerlo por su fallecimiento prematuro a la edad de 28 años.

¿Alguien más tiene esa posibilidad? Si, un piloto colombiano.

De los pilotos que aún tienen actividad, sólo uno ha logrado, al igual que alonso dos de las tres pruebas y ese, es el colombiano Juan Pablo Montoya, quien antes de militar en la Fórmula uno, ya había ganado las 500 millas de Indianápolis, en 2000 y luego, ganó el Gran Premio de Mónaco con Williams en el año 2003, en su regreso a las competencias norteamericanas volvió a beber la leche de la victoria en 2015.

A Fernando Alonso, le falta la carrera norteamericana, al colombiano, la francesa, y aunque a Montoya no le preocupa la triple corona, en alguna ocasión declaró que posiblemente en el futuro le gustaría luchar por ese objetivo contra Alonso, quien por el momento parece buscar con más ganas hacerse de esa estrella tan especial.

Otros que están recuperando de alguna forma las ganas de ampliar sus alcances deportivos, son los del equipo McLaren, porque presumieron que estarán de regreso en la mítica carrera, anunciándolo en las redes sociales con bombo y platillo. Con semejante anticipación, implica una preparación exhaustiva para esa competencia, que pudiera de algún modo, regresarles las glorias que no pueden recuperar por el momento en la Fórmula Uno.

Comenta ahora
6,250,467FansLike
383,774FollowersFollow
254,965FollowersFollow
3,996,169FollowersFollow
1,316,623SubscribersSubscribe
PUBLICIDAD