Los New York Knicks, mal y de malas

A Jeff Hornacek le dijeron que esperara días como este en Nueva York.

Aunque con los Knicks, la disfunción generalmente dura temporadas enteras.

Pocas veces las cosas han sido tan extrañas como el miércoles, cuando Charles Oakley fue arrestado durante un partido en el Madison Square Garden que se asemejó más a una cartelera de boxeo: el presidente del equipo Phil Jackson contra su jugador estrella Carmelo Anthony, y un querido exjugador (Oakley) frente al detestado dueño del equipo James Dolan.

Una vez que terminó la pelea, hubo otra derrota en la cancha.

Los Knicks sufrieron su 32da derrota en 54 partidos al caer 119-115 ante los Clippers de Los Angeles, pero el resultado del partido fue quizás la tercera historia del día, después del altercado y expulsión de Oakley, y la última novedad en la saga de Jackson-Anthony.

Hornacek, en su primera temporada como entrenador de los Knicks, insiste que estaba preparado para todo esto.

“Como que no me advirtieron, pero era de esperarse que siempre estuviese pasando algo, y ha sido tal como lo previsto”, dijo Hornaceck antes del partido. “Todo el año ha pasado algo. Así que, vamos a jugar, tratar de ganar”.

Pero tampoco han ganado.

Los Knicks fueron exitosos cuando Oakley jugó en Nueva York de 1988-98, una época en la que llegó a ser adorado por los fanáticos – algunos de los cuales corearon “¡Oakley! ¡Oakley!” mientras los guardias de seguridad sacaron a la fuerza de su asiento al exjugador para entregarlo a la policía de Nueva York.

Oakley había estado sentado unas cuantas filas atrás de Dolan, y gritaba al presidente de la MSG cuando llegaron los guardias de seguridad. Oakley dio un empellón en el rostro a un guardia y pareció empujar a otro. Jugadores de ambos equipos, junto con la exestrella del tenis John McEnroe, sentado cerca, miraban mientras el delantero de los Knicks Kristaps Porzingis se aprestaba a lanzar tiros libres.

“Él es el mejor compañero del mundo. Realmente lo es”, dijo el entrenador de los Clippers Doc Rivers sobre Oakley, su compañero en Nueva York. “Fue una escena dura. He estado en la liga por bastante tiempo y nunca he visto algo como esto”.

Los Knicks han cedido terreno en la contienda por los playoffs al perder 19 de sus últimos 25 partidos, luego de comenzar bien lo que pensaron finalmente sería su primera temporada de playoffs bajo Jackson. Él trajo a los veteranos Derrick Rose, Joakim Noah, Courtney Lee y Brandon Jennings, y como ese plan no funcionó, ha estado tratando de deshacerse de Anthony, al que antagonizó con una serie de comentarios y a través de su cuenta de Twitter.