Curry, sin distracciones

Stephen Curry. Foto: AP
Stephen Curry. Foto: AP
Stephen Curry levanta la voz y le pide a sus Warriors que no se distraigan ahora

Consulta la crónica y resumen del Juego 1 de la Serie

Stephen Curry levantó la voz, por si los Golden State Warriors de necesitaban otro recordatorio por parte de su líder. Su mensaje en esta serie final de la NBA: concéntrense en lo suyo.

Olvídense de las habladurías o de querer cobrarse revancha por el desenlace de la pasada final, ese campeonato que dejaron escapar. Mejor hacer caso omiso al ruido de la rivalidad Cavaliers-Warriors, las constantes menciones de la trilogía.

Salgan a jugar como siempre. Y esa actitud le funcionó a la perfección al dos veces ganador del premio al Jugador Más Valioso y a Kevin Durant en su primera final juntos.

Durant estuvo imparable, 11 meses después de irse de Oklahoma City en julio pasado para sumarse a los Warriors. Curry pudo entrar en ritmo tras sacarse la manga protectora para su codo derecho.

La dupla se combinó para 66 puntos y 18 asistencias en la victoria 113-91 en el primer partido disputado el jueves ante LeBron James y los vigentes campeones Cavaliers, que deberán encontrar soluciones para contener a Durant cuando la serie al mejor de siete duelos se reanude el domingo en la Oracle Arena.

“Hemos estado muy bien en ese sentido, el de mantener fieles al estilo de juego de los Warriors, sabiendo que tenemos tanto talento en la cancha”, dijo Curry, quien anotó 28 puntos con 10 asistencias. “Y ese es nuestro mejor para ganar este campeonato, ser los mismos de siempre”.

Cleveland debe estar pensando de la misma manera tras una fea derrota en el primer partido, en la que acumularon 20 pérdidas de balón y Durant penetró hacia la canasta a su antojo, aburriéndose de meter volcadas, seis veces en el primer tiempo. Y cuando los Cavs le dejaron solo en el perímetro, Durant les castigó con triples.

Los Cavs analizaron el video del partido y prometieron volver a los fundamentos básicos que le llevaron a esta instancia, particularmente en defensa.

“Ante todo, tenemos que parar la facilidad con la que movía el balón”, comentó Kevin Love, el alero de los Cavs que fijó un récord de postemporada para la franquicia al recuperar 21 rebotes. “Fue algo muy evidente al mirar el video”.

No solo los Warriors igualaron la cifra más baja de una serie final con solo cuatro pérdidas de balón, anularon por completo a Tristan Thompson, quien terminó sin puntos. El entrenador de los Cavs Tyronn Lue modificó su rotación en busca de alguien que pudiera anotar bajo los tableros, explicando que eso motivó su decisión de darle solo 22 minutos de juego a Thompson.

James y Kyrie Irving acertaron 19 de 42 disparos entre los dos, pero la desprolijidad en el manejo del balón permitió a los Warriors tirar a diestra y siniestra. Acumularon 106 disparos al aro contra los 86 de los Cavs.

Golden State carburó tan bien que Lue les calificó como el mejor equipo que haya visto. Cierto, los Warriors ganaron 73 partidos hace un año, pero acabaron derrumbándose en la final, dilapidando una ventaja 3-1 ante Cleveland, que celebró el título al imponerse en Oakland en el séptimo duelo.

Pero los Warriors lucen avasalladores en este momento.

“No puedes simular lo que ellos despliegan en la cancha. No importa la cantidad de días que tengas para alistarte, no se puede simular lo que ellos tienen”, dijo James. “Es fabuloso dejar atrás el primer atrás. Cometimos toda clase de errores. Ellos capitalizaron. Y nosotros tenemos un par de días para estudiar lo que ellos hicieron, analizar nuestros fallos y ver cómo podemos mejorar en el segundo partido”.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD