Dos vueltas al ruedo en Aguascalientes

Foto: Carlos Yarza
Foto: Carlos Yarza
El encierro de Xajay no fue entendido por Michelito Lagravere, Fermín Espinosa y Ginés Marín

En este inicio de mes de mayo se lidió un encierro de Xajay, que tuvo sus virtudes y sus complicaciones las cuales no fueron aprovechadas ni resueltas por la tercia compuesta por Michelito Lagravere, Fermín Espinosa y el español Ginés Marín. Fueron Fermín Espinosa y Michelito Lagravere, los que dieron la vuelta al ruedo, Michelito lo consiguió con un toro de regalo.

Michelito Lagravere abrió con “Pollo”, ante el cual toreo a la Verónica sin poder transmitir al tendido. Michelito no logró confiarse ante un toro que no tuvo malas ideas y que en los pocos momentos que lo dejó ver el torero mostró tener recorrido y calidad en la embestida, al final se fue inédito. Mató el torero de entera delantera para retirarse en silencio. “Perlito”, completó el lote del yucateco, desde su salida el toro hizo cosas extrañas, se mostró un poco descoordinado impidiendo el lucimiento con el percal. Con la muleta corrigió el defecto y tomaba el engaño aunque al final terminaba tirando un derrote incómodo que el torero no consiguió corregir. Mató de pinchazos y varios descabellos para ser pitado.

El segundo fue para Fermín Espinosa, “Cantinero”, de nombre y de bonitas hechuras ante el cual Fermín, pasó de trámite con el capote. El toro mostró calidad en el tercio final, Fermín lo dejo ver y logró torerazo en momentos, pero no consiguió someterlo, no se hizo de él para con ello hacer romper la faena que cayó en el tedio. Pinchó en varias ocasiones hasta dejar una entera tras la cual se retiró en silencio. “Bandolero”, fue un toro fuerte, bajito de manos, al cual pasó de trámite Fermín, con el capote. Ya con la muleta el torero intentó agradar, estuvo empeñoso sin conectar con el tendido. Al final terminó a más el trasteo y el público se interesó, mató de espadazo para tener petición, no concedió trofeo el juez y dio la vuelta al ruedo.

“Cuervo” fue el primero para Gines Marín, quien se empeñó al torear a la Verónica sin repercutir al tendido, donde si lo consiguió fue en el quite por saltilleras que estuvo lleno de quietud. Salió el torero con la muleta muy revolucionado inició de rodillas y terminó echándose el toro encima, el cárdeno mostró calidad en la embestida, pero el torero no logró templarse con él. Fue un trasteo a mil por hora que concluyó de pinchazo hondo y un golpe de descabello para saludar en el tercio. El sexto se llamo “Cartero”, otro toro que no dio problemas, pero con el que tampoco pasó nada. El torero se esforzó sin encontrarse. Pinchó y descabelló para escuchar palmitas.

Michelito Lagravere regaló un séptimo de nombre “Volador”, al que recibió con una larga en los medios, para luego lancearle a la Verónica. Quito por chicuelinas. El toro llegó con movilidad y alegría al último tercio, Michelito, lo comenzó a torear bien por el lado derecho entonándose el torero con el toro. Cambio al izquierdo, retomó al derecho la faena que se le fue cayendo un poco y logró levantarla con el remate. Mató por derecho y fue empitonado de fea manera. Salió hacia un burladero y se derrumbó haciendo pensar que estaba herido. Fue levantado por las asistencias y previo a entrar a la enfermería regreso al ruedo para dar un golpe de descabello para terminar dando la vuelta al ruedo.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD