Los de Jandilla rompen la tradición y hacen un encierro limpio

Quinto encierro de San Fermín
Quinto encierro de san Fermín. FOTO: Cortesía
La carrera del quinto en cierro en San Fermín fue veloz y al final solo hubo un lesionado por traumatismo craneoencefálico

Con saldo blanco la ganadería de Jandilla sumó su decimoséptima participación en las calles de Pamplona, dentro del quinto encierro de los San Fermines 2017.

Jandilla es una de las ganaderías temidas, ya que sus toros están catalogados como altamente peligrosos debido a la velocidad que logran alcanzar.

Su fama se basa en los siguientes datos: es la segunda ganadería con más corredores cornados, la tercera en el balance general de heridos. Y en 2009, uno de los toros del Hierro de la Estrella cobró la vida del ultimo corredor acaecido en los encierros de San Fermín.

En punto de las 7 de la mañana, hora local, salió el pintado encierro de Jandilla a las calles de Pamplona, donde los toros cumplieron en velocidad al realizar el recorrido en dos minutos, 13 segundos.

Desde la salida tres toros negros tomaron la cabeza de la manada, posteriormente fueron alcanzados por un jabonero y desde Ayuntamiento le imprimieron la emoción, el peligro a la jornada. Fue en la curva de Estafeta donde se vivió el momento de mayor tensión. Un corredor australiano se quedó parado en el lado izquierdo de la curva, donde llegó un toro negro que lo levantó bruscamente y le hizo caer sobre el jabonero junto al vallado, pero milagrosamente sin cornada.

Ya en Estafeta y Telefónica se vivieron las mejores carreras, donde los mozos se peleaban para estar lo más cerca posible de los toros.

El balance de heridos rompió la tradición de los Jandilla, ya que únicamente un corredor fue trasladado al hospital por un traumatismo craneoencefálico y este martes no hubo ningún herido por asta de toro.

Para el miércoles correrán los de Victoriano del Rio.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD