Azarenka, entre su hijo y trabajo