Abierto juvenil: lujo en México