Especial: las 5 claves del triunfo de Roger Federer sobre Rafael Nadal

Roger Federer, Campeón del Abierto de Australia 2017
MELBOURNE, AUSTRALIA - JANUARY 29: Rafael Nadal of Spain and Rod Laver look on as Roger Federer of Switzerland poses with the Norman Brookes Challenge Cup on stage after the Men's Final match on day 14 of the 2017 Australian Open at Melbourne Park on January 29, 2017 in Melbourne, Australia. (Photo by Scott Barbour/Getty Images)
Roger Federer y Rafael Nadal dieron partido épico en la Final del Abierto de Australia, con triunfo para el legendario suizo. Aquí un repaso de su triunfo

Un partido para guardarlo en la memoria. Roger Federer y Rafael Nadal revivieron una rivalidad que parecía erosionada. Ambos regresaron a una Final de Grand Slam y el suizo se quedó con el Abierto de Australia 2017.

Por lo general, el oriundo de Mallorca ha sabido sortear a Federer en la mayoría de sus duelos, incluyendo 6 Finales de torneos grandes (4 veces en Roland Garros, 1 en Wimbledon y 1 en Australia).

¿Qué fue lo que hizo ahora Roger Federer para revertir la tendencia? Aquí un recuento de las 5 claves que permitieron a “Su Majestad” obtener su Grand Slam 18 y dejar tendido a Rafael Nadal sobre la cancha de Melbourne en un duelo épico.

1.Esta vez, Federer supo quebrar el servicio

Sí, la estadística es dura: Roger Federer generó demasiadas oportunidades para romper el servicio de Rafael Nadal, 20 en total, aunque solamente aprovechó 6 de ellas. El porcentaje de efectividad es de apenas el 30% en este departamento, pero fue suficiente. Parecía un deja vu de lo que ocurrió, por ejemplo, en las Finales de Roland Garros 2007 y 2008 o incluso de Australia en 2009, cuando el ibérico salió airoso en break points fundamentales.

¿Cuál fue la diferencia? Con mucho, quizá demasiado, drama y esfuerzo, pero Roger Federer supo quebrar en momentos clave, como en el tercer set (en el que incluso arrolló a Nadal) y en el quinto set, cuando el suizo se repuso de un rompimiento abajo en el primer game para que, en cuestión de minutos, dar la vuelta al marcador del parcial definitivo y encaminarse hacia la victoria.

2. Un Federer a lo Nadal

Parecía que los papeles se invertían por momentos en Melbourne. Nadal ponía frío con tiros poco arriesgados pero extremadamente efectivos cuando un Roger Federer atacaba salvajemente cada pelota y arriesgaba de más. Pero “Su Majestad” supo emular una característica fundamental de su gran rival: el juego mental.

Si bien Federer solamente quebró en 6 ocasiones de 20 generadas, fue capaz de meter total y absoluta frustración a Rafael Nadal. El ahora ganador de 18 Grand Slams supo meterse en la mente del español al privarle de puntos decisivos como en el tercer set, cuando la manga estuvo a punto de empatarse gracias a un esfuerzo sobrehumano de Nadal en el tercer game del parcial (con rally incluído); o en el quinto set, cuando instantes antes de cubrirse de gloria, Federer estuvo en riesgo de ver su servicio quebrado.

3. El revés suplió al drive

Roger Federer tiene uno de los drives más privilegiados de la historia. Hasta el segundo set, el suizo parecía mantener a raya al español con su más preciada arma, pero Rafael Nadal sacó todo el coraje necesario (y algo más) para arrebatarle al de Basilea su mayor fuerza a tal grado de que el Campeón tuvo que rectificar su estrategia a partir del tercer set.

El ahora cinco veces rey de Australia se vio sólido con su revés a una mano incluso en el cuarto parcial. En este pasaje perdió 6-3 con el español pero le demostró que solamente el mejor Rafael Nadal de la historia sería capaz de quitarle el título. Al final, las devoluciones cruzadas cubrieron el espacio dejado por los míticos drives.

4. El lado agresivo de la realeza

Para esta ocasión, Roger Federer entendió que sería imposible vencer a Rafael Nadal desde el fondo de la cancha, por lo que mostró una agresividad pocas veces vista en alguien que tiene 35 años e, incluso, poco común en el suizo.

Federer obtuvo una bestial cantidad de tiros ganadores: 73, más del doble que su rival. Muchos de ellos fueron en la red: 29 en total y 73 % de efectividad en este rubro. Por momentos del primer y tercer set, “Su Majestad” se paseaba por el suelo de Melbourne gracias a esta postura agresiva, sin dar respiro a un Rafael Nadal que intentó con todo lo que pudo, y más, buscar drove shots sin éxito. Aunque para el cuarto asalto, lograría erosionar la propuesta de Federer, quien también sufrió riesgos por su estrategia suicida, lo que lleva al quinto punto.

5. La impotencia de Nadal

A pesar del triunfo, Roger Federer cometió la brutal cantidad de 57 errores no forzados,también más del doble que Rafael Nadal, producto de las sobrerevoluciones del medallista en Londres 2012 en su afán por atacar la red.

Con tal cantidad de equivocaciones, Nadal hizo lo suyo: ganó 2 mangas importantes, dio el golpe de gracia en el quinto set al quebrar en el primer game, pero le faltó dar el golpe final. Eso sí, Federer estuvo casi siempre en sintonía en el partido para sacar tiros ganadores hasta por debajo de su calzado para evitar que el duelo se le fuera de las manos. Para muestra está que Nadal fue incapaz de conseguir más de 4 break points en 17 oportunidades, sólo un 17 % de efectividad aquí. Esta vez, el suizo pasó toda la impotencia a su contrincante español.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD