Anotador oficial: La marca de minutos sin permitir gol sigue lejos