El Keroseno entrega las naves