Duro golpe del TAS al COI

Un total de 28 deportistas rusos vieron revocadas el jueves sus sanciones olímpicas por dopaje, una decisión que dejó en entredicho las medidas del Comité Olímpico Internacional contra el país.

El Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS, por sus siglas en francés) concluyó que debían devolverse siete medallas olímpicas de Rusia de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014 en Sochi, incluido el oro en skeleton masculino y el de esquí de fondo masculino, en la categoría de 50 kilómetros.

Otros once fueron declarados culpables de dopaje, pero vieron sus inhabilitaciones de por vida reducidas a sanciones temporales que solo afectan a los próximos juegos, que comienzan la semana que viene.

“Esto no significa que estos 28 atletas sean declarados inocentes, sino que en su caso, debido a pruebas insuficientes, se admiten las apelaciones, se anulan las sanciones y se restauran sus resultados individuales en Sochi”, indicó el secretario general del TAS, Matthieu Reeb, en Pyeongchang.

El COI dijo haber tomado nota de la decisión del TAS “con satisfacción por un lado y decepción por la otra”, añadiendo que la decisión “podría tener un grave impacto en la lucha futura contra el dopaje”. También señaló que no invitaría necesariamente a todos los que vieron revocadas sus sanciones.

“No estar sancionado no asigna automáticamente el privilegio de una invitación”, indicó la institución en un comunicado. El hecho de que 11 deportistas perdieran en su apelación, añadió el Comité, demuestra la existencia de “manipulación sistemática” del sistema antidopaje en Sochi. El COI añadió que podría apelar las decisiones del TAS ante el Tribunal Supremo de Suiza.

Los 28 que vieron revocadas sus sanciones pueden ahora solicitar su inscripción en los Juegos de Pyeongchang.

“Las acciones firmes en la defensa de los derechos ante los tribunales están justificadas y pueden ser efectivas y deben continuar”, dijo Dmitry Peskov, portavoz del presidente de Rusia, Vladimir Putin. “Estamos encantados por nuestros deportistas. No sé si podrán competir en Pyeongchang (…). Estamos hablando con el COI a nivel de expertos”.

Los dos comités de jueces del TAS, que instruyeron 39 apelaciones la semana pasada en Ginebra y tomaron declaración al informante ruso Grigory Rodchenkov, no revelaron los detalles de sus decisiones en los veredictos urgentes presentados el jueves.

“En 28 casos, se determinó que las pruebas reunidas eran insuficientes para establecer que los deportistas afectados cometieron una infracción de dopaje”, indicó el tribunal en un comunicado.

El TAS dijo que había “determinado de forma unánime que las pruebas presentadas por el COI en relación con este asunto no tenían el mismo peso en cada caso individual”.

Los 11 deportistas que vieron rechazadas sus apelaciones competían en bobsled masculino, esquí de fondo femenino y hockey sobre hielo femenino. Entre ellos estaba Alexander Zubkov, ganador de dos medallas de oro de bobsled. Sus muestras revelaron niveles anómalos de sal al repetirse las pruebas, sugiriendo que su orina contaminada con esteroides se había cambiado en el laboratorio de análisis de Sochi con orina limpia almacenada con antelación, como alegó Rodchenkov.

Pese a todo, los veredictos se interpretaron como una victoria en Rusia, que niega desde hace años la existencia de un programa de dopaje auspiciado por el estado.

“Es una gran victoria para ellos y estoy aliviado de que por fin se haya hecho justicia”, dijo a The Associated Press Philippe Baertsch, abogado de los deportistas, sobre los 28 que fueron rehabilitados. “Esto confirma lo que han dicho desde el primer día, que son y siempre han sido deportistas limpios y que fueron sancionados erróneamente sin ninguna prueba”.

El COI ya ha invitado a 169 rusos a los Juegos de Pyeongchang para que compitan bajo bandera neutral, pero ahora podría verse obligado a admitir a deportistas a los que consideró tramposos, ocho días antes de que comience el torneo.

“Creo que lo menos que puede hacer el COI es permitirles participar, de modo que pediremos que se les permita participar, y dependiendo de la respuesta del COI, tomaremos las medidas necesarias”, dijo Baertsch en una entrevista telefónica.

En un principio no estaba claro cuántos de los 28 deportistas intentarán participar en los Juegos. Algunos ya se han retirado de la competición. El abogado de Rodchenkov, Jim Walden, dijo que la decisión del TAS permitiría a deportistas dopados eludir su castigo.

“La verdad (de Rochenkov) ha sido verificada por pruebas forenses, otros informantes y, más recientemente, la recuperación de la base de datos secreta del laboratorio en Moscú, que muestra miles de positivos que se ocultaron”, dijo Walden en un comunicado.

Walden afirmó que la “desafortunada” decisión “solo anima a los tramposos, hace más difícil ganar para los deportistas limpios y ofrece otra victoria ilícita para el corrupto sistema ruso de dopaje en general, y para Putin en particular”.

Entre los rehabilitados en Sochi está Alexander Tretiakov, que ganó una medalla de oro en skeleton, y el medallista de oro en esquí de fondo Alexander Legkov. Rusia no recuperará algunas de las medallas, como la de bobsled masculino de cuatro hombres, ya que dos miembros del equipo fueron descalificados y dos rehabilitados. El TAS mantuvo la sanción a los miembros del equipo de bobsled de dos hombres.

“Esperábamos que hubiera justicia y ha prevalecido”, dijo Elena Niktina, que ganó una medalla de bronce en skeleton en Sochi. “Esperamos que podamos llegar a estos Juegos Olímpicos”.

El COI sancionó el año pasado a 43 rusos por dopaje en Sochi tras concluir que habían formado parte de una trama de dopaje.

Rodchenkov, director ruso del laboratorio que gestionó las muestras para esos juegos, dijo haber dado cócteles de esteroides prohibidos a los atletas y cambiado muestras contaminadas por otras de orina limpia por orden de autoridades deportivas rusas.

El gobierno ruso negó con rotundidad haber apoyado el dopaje. El TAS tenía pendientes para más tarde otras tres apelaciones, todas relacionadas con deportistas de biatlón retirados.