Marcel Kittel domina la montaña del Tour

Antes de dos días de extenuantes escaladas, los principales candidatos al título del Tour de Francia esperaban que el miércoles fuese un día tranquilo sin tener que exigirse mucho. Nada de eso.

En vez de tener lo que los ciclistas llaman un día de “transición”, un recorrido más cómodo en la antesala de los Pirineos, la etapa 11 resultó ser toda una batalla después que una serie de choques dejaron a varios ciclistas magullados.

El velocista alemán Marcel Kittel logró mantenerse al margen de los problemas y ganó la etapa de 203,5 kilómetros entre Eymet y Pau con un sprint hasta la meta, para acumular cinco triunfos en este Tour.

Sin embargo, el francés Romain Bardet, tercero en la clasificación general que encabeza Chris Froome, no fue tan afortunado y sufrió una caída en la que se lastimó una rodilla. El ciclista del equipo AG2R La Mondiale pudo continuar y no perdió tiempo.

“Fue un día lleno de nervios, y me vi involucrado en un choque”, dijo Bardet, quien intenta convertirse en el primer francés que gana el Tour desde Bernard Hinault en 1985. “Nunca es agradable caerse, así que solo tengo que superarlo y aguardar por días mejores”.

Alberto Contador también chocó cuando faltaban unos 20 kilómetros, mientras que Fabio Aru, segundo en la general, perdió a uno de sus compañeros del equipo Astana cuando Dario Cataldo tuvo que retirarse por una fractura de muñeca tras otro accidente en la zona de alimentación a mitad de la etapa.

Jakob Fuglsang, quinto en la general y otro ciclista de Astana que se espera que sea protagonista en las montañas, también se vio involucrado en el mismo choque. Aunque pudo cruzar la meta, el director del equipo Dmitry Fofonov indicó que tiene una lesión de muñeca.

“Fue un día escabroso”, resumió Froome sobre los choques. “Afortunadamente todo estuvo bien de nuestra parte”.

Froome mantuvo su delantera intacta antes de entrar en los Pirineos. El británico aventaja a Aru por 18 segundos, y a Bardet por 51. El colombiano Rigoberto Urán está cuarto, a 55 segundos, y su compatriota Nairo Quintana sigue octavo, a 2:13. “Vamos a ver cómo se encuentran las piernas mañana”, señaló Quintana.

“Por el momento me siento bien y confío en hacerlo también en la próxima etapa. Si tuviera fuerzas atacaría, vamos a ver. En Pirineos se va a ratificar quién está adelante. Puede que alguno de mis rivales falle y yo pueda estar bien”.

La etapa 12 del jueves incluye seis ascensos categorizados, entre ellos tres de categoría uno, y una corta pero empinada cuesta hasta la meta a 1.580 metros sobre el nivel del mar.

Froome indicó que esa cuesta final es “bastante salvaje”.

“Es una de las etapas que puede definir la carrera de este año”, afirmó el británico.

Froome también espera que Contador intente provocar caos en la etapa del viernes hasta Foix. El español está rezagado a 5:15 en la general, pero podría estropear los planes de Sky con ataques en su terreno favorito.

“Jamás le ha molestado atacar desde atrás, pero estamos listos para eso”, indicó Froome.