¿Por qué perdió el Tri?

Toño Quiroga
Toño Quiroga
Una redonda no para

México cayó este jueves en la Copa Confederaciones Rusia 2017 ante Alemania, de nueva cuenta un 29 de junio, fecha maldita, por marcador de 4-1 en Sochi.

La Selección Mexicana jugó con un planteamiento de 4-3-3, mientras que los teutones con un parado táctico de 3-4-2-1, con el uso de laterales volantes para conformar una línea de 5 defensas atrás cuando el Tri tenía la pelota, y con un despliegue de 6 a 8 elementos para ofender a los mexicanos.

Pero, ¿la estrategia definida por Juan Carlos Osorio contra la de Joachim Löw fue la causante de la derrota? No, estas son las 5 razones de la caída de México en tierras moscovitas.

  1. Desatenciones defensivas: Tanto por la banda derecha, Miguel Layún, como Héctor Moreno, el experimentado, tuvieron el infortunio de cometer errores en sus coberturas y en sus recorridos. Moreno no supo dar lectura a los dos latigazos iniciales de la “Die Mannschaft” por ir de espaldas. Mientras que Layún no vio al rival y le ganaron en el espacio con suma facilidad.
  2. Sin contención nominal: No llevar a un Jesús Molina o cualquier mediocentro de presión defensiva le abrió huecos al rival y Alemania lo aprovechó. Leon Goretzka y Sebastian Rudy le ganaron todos los balones a “HH”, no fue hasta que Jonathan bajó más que se pudo tener mayor tenencia de la pelota, pero eso fue ya con dos goles recibidos.
  3. Carentes de definición: ¿Miedo? ¿Cero Confianza? Quien sabe, pero los jugadores de México tuvieron varias oportunidades para disparar de lejos y no se atrevieron. Giovani y Chicharito desaprovecharon las más claras del primer tiempo que pudieron meter de nuevo en el partido al Tri. Jonathan, Herrera, Gio, Jiménez y Aquino nunca optaron por tiros de media distancia en oportunidades francas. “Chucky” sí lo hizo al igual que Fabián, pero ya muy tarde, con el 3-0 abajo.
  4. El 11 elegido: Oswaldo Alanís demostró ante Nueva Zelanda y Rusia sufrir mucho como lateral izquierdo y fue colocado ahí, le ganaron en 4 de 5 enfrentamientos, la lógica apuntaba a Luis Reyes. La aparición de Giovani supuso mayor explosividad, la cual no llegó, el “10” apareció por momentos, siempre al final del primer tiempo, tardó en encontrar su posición los primeros 25 minutos; Marco Fabián hubiera sido la pieza en esa zona. Javier Aquino alineado en lugar de Carlos Vela por desequilibrio, no realizó más de tres desbordes en el juego y salió al descanso. Vela hubiera dado más sapiencia a la ofensiva con toque a las espaldas de los alemanes que en varias ocasiones se vieron mal atrás.
  5. Nula presión: México se ahogó al inicio con la presión que ejerció Alemania al comienzo del partido, pero nunca fue capaz de hacer lo mismo en el primer lapso. Fue consentidor de la salida práctica de los europeos en muchas ocasiones y siempre había alemanes descubiertos, en cambio, los teutones apretaron y cerraron espacios, pocas veces se vio a un mexicano libre.
Comenta ahora
PUBLICIDAD