Osorio y Márquez en la mira

Antonio Nelli
Antonio Nelli
Con Alma, Vida y Corazón

¿De verdad hay debate en torno al llamado de Rafa Márquez a la selección? Creo que hay que decir las cosas como son y no tener miedo de hablar claro.

La carrera de Márquez es extraordinaria y se erige como un ídolo de la afición mexicana que ha portado con orgullo y gran calidad su categoría en grandes equipos del mundo. Eso ya está hecho y no lo borra nadie.

Hoy, por razones naturales de la vida y de la edad, queda perfectamente claro que no tiene las condiciones físicas para ser un futbolista competitivo ni siquiera en la Liga Mx y no es un asunto de “tirarle” a Rafa sino una realidad innegable de la naturaleza.

No veo ningún argumento futbolístico que avale un posible llamado de Márquez a la Selección Mexicana. Por donde se le quiera analizar el zaguero central representa una desventaja para nuestro equipo dentro de la cancha.

La única razón válida para llevarlo será correrle la cortesía de que llegue a su quinto Mundial y podríamos agregar el famoso y trillado argumento de que hace buen vestidor aunque todavía no me queda claro que significa eso.

Si se trata de que imponga su propio récord pues adelante, que vaya y que lo reconozcan de esa manera porque cualquier otra cosa que se diga será faltarle el respeto a los candidatos que se van a quedar suspirando por ese lugar que ocupará el michoacano.

El asunto puede resultar más perjudicial que benéfico para el “ambiente” interno porque por mucho respeto que se le tenga a Rafa cuando te estás jugando tantas cosas en una cancha no es viable tener que cargar a un jugador disminuido físicamente al que hay que estar cuidando y ayudando para que no se vea mal.

Este tipo de cosas no ayudan y aunque comprendo que Juan Carlos Osorio pretende rendirle tributo a la trayectoria de Rafa está a punto de cometer un gran error que disminuirá las pocas posibilidades de nuestra selección de hacer un Mundial decoroso.

A veces hay que tomar decisiones difíciles y mientras más grande es la responsabilidad más duras son. Esa es hoy la chamba de Osorio y nos va a demostrar su objetividad y frialdad poniendo por delante los intereses del equipo antes de los individuales. ¿Se animará?

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD