Los líderes siguen en ‘pie de lucha’