La J6, clave para el próximo campeón