En la opinión de Roberto Sosa