Saldívar o Fraga en el arco de Pumas

Francisco Arredondo
Francisco Arredondo
La supuesta llegada del portero Miguel Fraga procedente del Atlas a Pumas, podría generar una competencia cerrada en esa posición

La supuesta llegada del portero Miguel Fraga procedente del Atlas a Pumas, podría generar una competencia cerrada en esa posición, con un hombre de casa como Alfredo “Pollo” Saldívar, quien en tiempos recientes ha tenido un crecimiento importante bajo los tres palos auriazules.

Saldívar lleva 8 años como parte del primer equipo del Pedregal, en todo este tiempo suma 79 partidos de los cuales 73 son como titular, números fríos y hasta cierto punto realistas, pero no hay que olvidar que se trata de un portero que la mayor parte de su carrera la ha pasado en la banca, siendo un elemento probado.

Desde su debut en el Torneo Apertura 2010 donde sólo vio actividad en un partido, tiene un acumulado de 6 mil 779 minutos defendiendo el arco universitario, en este periodo ha estado ocho campeonatos en la banca y la otra mitad teniendo participación, pero sólo en cuatro torneos, Clausura 2015, Clausura y Apertura 2017, además del Clausura 2018, la regularidad ha sido parte de su andar.

Con 28 años de edad, Alfredo Saldívar parece estar en la madurez de su carrera, pero también en el momento donde debe dar ese salto de calidad para adueñarse en definitiva y sin cuestionamientos de la titularidad en la portería auriazul, las condiciones las tiene, y sobre todo porque en los últimos tiempos se ha dedicado a trabajar para perfeccionar su estilo.

Saldívar junto con otros arqueros mexicanos como Rodolfo Cota del León, Gibran Lajud de Xolos, o Luis Manuel García suplente de Alfredo Talavera en el Toluca, o quizá el segundo arquero de Chivas, Miguel García, se perfilan para ser el cambio generacional en ese departamento en el balompié nacional, pensando en el tema de la Selección Nacional.

El arribo de Miguel Fraga para el Torneo Apertura 2018 a Ciudad Universitaria debe marcar una mayor exigencia para el mismo Alfredo Saldívar, un guardameta que debe apretar para asegurarse la propiedad –deportivamente hablando—del arco de los Pumas, un sitio que parece estar destinado para él, y que sólo depende de la seguridad que pueda mostrar para que nadie se lo pueda arrebatar, las condiciones las tiene y la pasión por los colores auriazules los ha defendido siempre.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD