Extraña realidad para Chivas

Raúl Caro
Raúl Caro, Gambeta y Cañito
Gambeta y Cañito

Sin defender lo indefendible, Chivas juega bien pero… en esto del futbol se gana con goles y no jugando bonito.

El juego en el Clásico es el claro reflejo de la temporada del sotanero de la Liga MX. Es un equipo vistoso, que propone los partidos, siempre estructurando el futbol de una manera fluida y arriesgando atrás por buscar arriba.

Muchos seguramente parafrasearan, ¿campeonitis? Es muy fácil hablar con los números en la mano, lo complicado es ver lo que pasa en la cancha y entender que no siempre gana el que lo “merece” o el que “juega mejor”.

Sin dejar de reconocer el gran momento que vive Oribe Peralta, este debió ser el gol más fácil de los seis que lleva, en pocas palabras, Rodolfo Cota regaló el empate, seguido de un gran empujón anímico de América que se reflejó en el segundo tanto de las Águilas. Aplaudo el trabajo de Miguel Herrera, un técnico que le ha dado a América un resurgir, pero que la pasó 70 minutos de malas en el Estadio Azteca, ojo, con el colero de la Liga.

Las cosas son extrañas para el conjunto rojiblanco que sin duda este golpe en el Clásico, será complicado de superar, pues la campaña está perdida. La verdad es que muchos culparán a las lesiones, pero los grandes equipos se conforman de grandes jugadores y si no te refuerzas para suplir las bajas de tus titulares, la pasarás mal.

Los tiempos han sido peores en Guadalajara, pero podrían volver a rodear al Rebaño, si los dirigentes confunden malos resultados con jugar mal y dejen escapar a un técnico que ha reformado un equipo que parecía perdido por entre tantos proyectos sin sentido.

Tampoco deberán olvidar, que cada torneo se debe planear distinto al otro, que los equipos se refuerzan y que se necesitan tres Alan Pulido, por si el primero se lesiona y el segundo no encuentra el gol.

No quiero defender lo indefendible, pero el futuro es incierto para Chivas, sin embargo las cosas no están tan mal para el Rebaño, solo se deben ajustar la máquina donde se necesita, sin olvidar que hacer cambios de más podría terminar en una película de terror.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD