¿Qué tan importante es Aaron Judge para Yankees?

Raúl Caro
Raúl Caro, Gambeta y Cañito
Gambeta y Cañito

Una vez Jorge Posada describió que batear era más que su trabajo, era el momento del día donde podía relajarse, donde podía demostrar el talento con el que nació, y para algunos es el momento donde el tiempo se detiene y la madera describe perfectamente el poder de los brazos.

Este año en el “Zoológico del Bronx” un novato ha despertado una vieja sensación, un diamante en bruto está caminando entre los jardines del Yankee Stadium. Un joven californiano está impartiendo la ley ante los lanzadores como alguna vez lo hiciera Mark McGwire en 1987 cuando logró 49 vuelacercas, la marca histórica de cuadrangulares para un novato. Aaron Judge ya rompió la barrera de los 40 HR el fin de semana y a este paso podría derrocar el número del “Big Mac”.

La nueva estrella de los Yankees ha de nacer, tuvieron que pasar 61 años para que alguien entrara al grupo selecto que componen Babe Ruth-1920, Lou Gehrig-1927, Joe DiMaggio-1937 y Mickey Mantle 1956 como Yankees, menores de 25 años, y una temporada de más de 40 cuadrangulares.

Pero… ¿qué tan importantes son los Home Runs del “Juez” para Yankees?

Si bien el jardinero de Nueva York tuvo un gran arranque de temporada conectando 34 vuelacercas en los primeros cuatro meses del calendario, su poderío fue a la baja poco a poco. En agosto, tan solo pudo mandarla a la calle tres veces y bateó para .185, pero hasta el mejor tiene sus malos ratos, ¿no?

Nunca podremos dejar de admirar el talento de un pelotero que con su poder levantar a más de 50 mil almas para festejar lo más valorado del beisbol. Sin embargo, este fenómeno también se robó otro record, el pasado 3 de septiembre escribió su nombre como el jugador con más ponches en una temporada regular contra Red Sox, el odiado rival.

Pero bueno, dejemos el terror de los bateadores de lado y enfoquémonos en sus últimos 41 cuadrangulares. En un deporte donde las estadísticas mandan y que volverán a Aaron Judge parte de los libros de historia, analicemos lo siguiente.

Considerando que un HR cuando vas abajo en la pizarra es importante, Aaron Judge se la botó 15 veces, 4 de esos cuadrangulares fueron para empatar o darle la vuelta al juego, 5 fueron perdiendo por más de cuatro carreras en partidos casi entregados y sin señales de vida, los restantes 6, solo fueron una rayita en la pizarra.

En partidos empatados o con ventaja de 1, 2 o 3 carreras, el californiano la mandó a la grada en 11 ocasiones y para sumar a esta estadística, el equipo solo perdió uno de esos once juegos.

Finalmente, el nuevo ídolo en el Bronx, sin presión y con el equipo ganando por cuatro carreras o más, ha conectado 15 batazos para la calle. Entonces hagamos números.

De los 41 HR de Aaron Judge, 26% han ayudado a los Yankees en partidos cerrados, 36.5% han sido con el equipo perdiendo, solo el 1% de esa estadística han ayudado a empatar o darle la vuelta a la pizarra, el restante 36.5% fue con el equipo ganando por más de cuatro carreras.

Si batear es tan mágico para los peloteros, el conectar un cuadrangular es como andar en bicicleta por primera vez. Traducir la sensación que vive un bateador en esos 6 segundos que la pelota vuela hasta la grada siempre será especial.

No soy amante de las estadísticas, pero en un deporte donde los números mandan, esto refleja el poderío de “El Juez” al conectar un Home Run, hagan sus conclusiones, yo solo quiero ver a este  diamante brillar en los momentos que valen para el equipo más ganador de las Grandes Ligas.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD