¿Qué fiesta vivimos?

Carlos Yarza
Carlos Yarza
Doblones

El pasado viernes en la plaza Fermín Rivera, de San Luis Potosí, se vivió un momento espeluznante; el matador Sergio Flores fue prendido violentamente por un toro de la ganadería de Xajay. El hecho se dio cuando el diestro se plantó frente a la puerta de toriles para recibir al burel a porta gayola, si estaba bien o mal colocado, si no marco bien la suerte, si el toro no lo vio, eso no lo hablaremos; lo que sí es que la imagen fue atroz, porque en su deseo de quitarse lo que le estorbaba el astado fue tirando derrotes violentos enganchando al matador por los dos brazos. En un momento se pensó que el cuerno había entrado a la cavidad torácica, afortunadamente esto no sucedió.

 

Hay una excelente imagen en video que deja ver todo el drama vivido en el ruedo potosino, desde que el torero es prendido hasta que es ingresado a la enfermería, el camarógrafo merece un premio periodístico por su frialdad para no perder ningún detalle del momento. El drama aumenta más, luego que antes de subir la imagen, a la parte donde el torero va colgado de los pitones la pusieron en cámara lenta.

 

En los diversos videos que hay, en los audios ambientes también se puede vivir la tragedia del momento, ya que después del shock se hace un silencio expectante y se llegan a escuchar algunos comentarios poco halagadores. Estas imágenes corrieron como reguero de pólvora por las redes sociales, a segundos de haber sucedido miles de miradas ya las habían visto y las habían sufrido, a la par las oraciones y buenos deseos para el torero herido se hicieron sentir.

 

Taurinos y no taurinos quedamos pasmados, sintiendo temor por la vida de Sergio Flores y, por otro lado, admiración por su valor y entrega a su profesión, más porque esto no se ha mencionado mucho, el percance se dio al buscar el triunfo, ¡sí!, luego que Diego Silveti ya había logrado dos orejas y tenía ganada la puerta grande, Flores no se iba a dejar ganar la pelea, por ese pundonor fue que decidió irse ahí frente a la puerta de toriles, dándole ventajas al toro, al ponerse entre las rayas del tercio.

 

Afortunadamente el percance solo quedó en dos severas cornadas, una en cada brazo, del lado izquierdo el cuerno entró por la axila provocando una lesión de tres trayectorias, la del derecho causó destrozos en la zona del bíceps, además de que arrancó la piel. Cuatro horas requirieron los médicos de plaza para reparar el daño.

 

Ya este sábado, Sergio Flores pasó a un cuarto del hospital donde fue atendido, por lo que nos informaron su estado era estable pero tenía fuertes dolores y fue sedado para poder descansar.

 

Trascurrió el sábado y cerca del mediodía apareció un comunicado por parte de la administración del matador Sergio Flores, en el cual mostraban su indignación, ya que un medio potosino publicó dos fotografías que calificaron como dolosas y morbosas e invitaron a la afición a no difundirlas, ya que de hacerlo sería ir en contra del valor y pundonor que el torero ha mostrado en las diversas plazas que ha actuado.

 

Al leer el comunicado pensé que las fotos eran algo difundido por anti taurinos, y de inmediato creí que era alguna burla de esas que hoy día en las redes sociales son tan comunes cuando un matador de toros sufre un percance. Circunstancialmente las mencionadas fotos llegaron a mis manos y fue que me llevé una gran sorpresa, las fotos que indignaron a la administración del matador Sergio Flores muestran al torero en el quirófano y en ellas se aprecian las lesiones que provocaron los pitones del toro de Xajay.

 

Sí, las imágenes son fuertes y de manera personal no creo que vayan en contra de la dignidad del coleta, ni de su valor y mucho menos de su pundonor, en esas fotos lo que yo vi es la verdad de la fiesta y muestran lo que puede hacer un toro en la humanidad de quien se atreve a retarlo y lo que me provocaron más bien fue una gran admiración hacia el matador Sergio Flores.

 

No debemos olvidar una cosa, las cornadas a los toreros dignifican a los festejos taurinos, porque demuestran la verdad que hay en este espectáculo, aclarar que no es lo que gusta a los taurinos pero no se debe de olvidar que el peligro y la posibilidad de perder la vida delante de un toro es algo latente y, reitero, cuando un toro sale a la arena el peligro debe de estar presente porque cuando no, existe este ingrediente en un festejo la fiesta brava pierde.

 

Por ello es que después de ver las fotos me sorprendió mucho el ya mencionado comunicado, Hasta ahora no he conocido a un hombre que se vista de luces y se avergüence de sus cornadas, para ellos las heridas conseguidas en un ruedo se vuelven medallas de mucho valor. 

 

Cierto que hoy día la gente cercana al matador Sergio Flores puede demandar al hospital donde fue atendido, ya que los médicos tienen prohibido difundir este tipo de imágenes sin autorización del personaje intervenido. Nuevamente, de manera personal, creo que en el caso de los toreros las cosas cambian, hay que recordar la imagen de los años 70´s del matador Antonio Lomelin prendido a la salida de un par de banderillas por el toro “Bermejo”, por cierto también de Xajay. El toro dejó expuesto el paquete intestinal del acapulqueño y recuerdo que las imágenes de la operación donde se veía al médico lavando e introduciendo el paquete intestinal a su sitio le dieron la vuelta al mundo. En alguna ocasión el propio Lomelin me dijo que esas imágenes fueron la mejor publicidad de lo que fue una exitosa carrera. Otro momento que ha marcado la historia del toreo mundial son las palabras de Francisco Rivera “Paquirri” tras la cornada en la plaza de Pozoblanco, España, que terminó costándole la vida. Con frialdad le indica al médico que lo atendía para dónde iban las trayectorias de la cornada y para dónde debía cortar.

 

Respeto mucho la forma de pensar de la administración del matador Sergio Flores, pero creo que las cornadas son lauros para los toreros, son el tributo por ejercer su profesión. El matador Sergio ahora mismo lo está sufriendo, le están doliendo y conociéndolo, sabiendo de su garra y pundonor torero, estoy seguro que lo están fortaleciendo y cuando reaparezca lo hará con mucho mas entrega y pasión, las imágenes que muestran al torero siendo operado les aseguro que lo que despiertan es la admiración por el torero que sufrió las heridas y nos demuestra que los toreros están hechos de un barro muy especial, pero al final esa es nada más mi forma de pensar.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD