Caixinha: Falla y le han fallado

César Martínez
Desde los Estadios

Como corresponde en su calidad de líder de un proyecto, Pedro Caixinha tomó decisiones sin importar lo populares o no, que pudieran parecer. Algunas a contra corriente de lo que pensábamos las mayorías.

En pleno uso de su rol de líder, invitó a salir a Christian Giménez del equipo, trajo a México a Walter Montoya, repatrió a uno de sus “debilidades” Carlos “Gullit” Peña, no contrató a ningún centrodelantero confiando en Mora como titular y dándole una nueva oportunidad a Cauteruccio, mantuvo a Mena y a Rodríguez en el plantel, cuando parecía que alguno de los dos tendría que irse y con base en ello formó a su equipo.

Las decisiones de Pedro o mejor dicho, los elegidos de Pedro le han ido fallando uno a uno. Nadie hasta ahora le ha dado la razón al portugués.

Montoya y Peña, tienen el argumento a su favor de necesitar “tiempo de adaptación” aunque el nivel que han mostrado hacen parecer que ambos vienen del retiro y no de ser suplentes en Europa.

Con Martín Rodríguez y Ángel Mena se debe tener menor paciencia. O cuánto tiempo habrá que esperar a que el llamado “Tin” vuelva a ser el desequilibrante jugador del Colo-Colo o el ecuatoriano vuelva a mostrar los chispazos de sus primeros partidos en México. Por ahora, el primero en la cancha aporta poco y el segundo está relegado a la suplencia.

Con Cauteruccio sucede que, si no camina como pato, no corre como pato, no emite sonidos como pato y no parece pato, pues… No es pato. Aplica para un futbolista que durante su estadía en México no ha enseñado características básicas con las que cuenta un centrodelantero, incluyendo el “detalle” de “anotar goles”. Si no juega como “9”, pues, no es “9”.

También se ha equivocado en algunos cambios y formaciones Caixinha, pero básicamente han sido sus “hombres”, sus elecciones, quien le han fallado en las 6 jornadas que lleva el campeonato.

El estratega seguirá tomando decisiones, algunas para corregir, las que tomó en la pretemporada, que por ahora le han jugado en contra.

Hay historia por delante, suficiente para que Caixinha y sus “fallas” cambien el rumbo.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD