No entendí a Mohamed

Antonio Nelli
Antonio Nelli
Con Alma, Vida y Corazón

No entendí que quiso hacer Mohamed el domingo frente a Santos. El equipo Rayado se enfrentaba a uno de los cuadros que mejor juega en el futbol mexicano en este momento y además con una necesidad latente de triunfo.

“El Turco” determina debutar a un joven en el medio campo dejando al “Pato” Sánchez en la banca y opta por cuatro mediocampistas y sólo dos jugadores en el ataque por lo que Pabón tampoco inicia.

Hasta ahí podemos cuestionar la formación y la elección de jugadores pero el asunto se complica cuando Rayados se pone arriba 1-0 a temprana hora del partido y la formación no le ayuda a resistir en nada los embates del rival al grado de que le dan la vuelta al partido los de Santos y llegan a estar 3-1 arriba. O sea que el poco usado en Rayados 4-4-2 no sirvió para darle manejo al juego.

Y por si esto fuera poco cuando el barco se estaba hundiendo entonces sí saca de la banca a Sánchez y Pabón y los manda al terreno de juego a que le arreglen el partido. ¿Cómo está eso? No entendí nada.

Porque si “El Pato” anda tan mal que es preferible debutar a un futbolista antes que ponerlo a él ¿entonces por qué lo llama al campo cuando el partido se pone adverso?
Rayados ha perdido la solidez defensiva y ha dejado de ser explosivo al frente con lo cual se desmoronan las principales cualidades que había logrado imprimirle Mohamed a la plantilla en los últimos dos torneos.

Son los mismos futbolistas y el mismo entrenador. El grado de dificultad ha empezado porque los rivales entienden la manera de contrarrestar la estrategia de la salida en largo de Mohamed y el estilo de juego de salir tocando de atrás no es algo que dominen.
Monterrey ha ido perdiendo su identidad y con ello se le están escapando los resultados. Hoy ya no es favorito en todas las canchas, como antes y tampoco se siente la seguridad de que en casa vaya a sacar los tres puntos.

Rayados tiene que recuperar la personalidad y la confianza. Para ello tendrá que remar contra corriente incluso con su público porque los seguidores del equipo empiezan a desesperarse y desde la decepción de haber perdido la final ante Tigres lo que menos se percibe en la tribuna es paciencia y comprensión.

El tiempo se reduce y la urgencia de resultados es tal que un partido más sin victoria en su estadio generaría molestia y falta de apoyo por parte de la afición.

¿Podrá Mohamed darle la vuelta a la difícil situación que enfrenta antes de que sea demasiado tarde?

Comenta ahora
PUBLICIDAD