Bien por el ‘Eeehh puuu…’

Antonio Nelli
Antonio Nelli
Con alma vida y corazón

Y luego nos preguntamos por qué seguimos siendo el país del “no pasa nada” o del “al final nos arreglamos”. Sólo basta que nos pidan hacer algo para buscar la manera de hacer lo contrario. Nos rebelamos contra todo y contra todos nada más porque sí.

Fue triste ver cómo la iniciativa ciudadana apoyada por el Club América para cambiar el tristemente famoso grito en los despejes del portero le valió ‘tres cacahuates’ a la mayoría de los asistentes al estadio Azteca.

No fuimos capaces de unirnos por una causa noble. Fue más importante el “a mi no me dicen qué hacer” que pensar en que un cambio de actitud pudo haber repercutido en el apoyo a una escuela y beneficiar con ello a cientos de niños cada semana.

Ya no se trata sólo del tema de la FIFA y el latente castigo que se vendrá sobre el futbol mexicano en corto plazo. Ya el asunto va más allá y nos debe llevar a cuestionarnos quiénes somos como país, quiénes somos como sociedad.

En el estadio de Tigres la iniciativa se implementó con éxito y realmente pensé que este ejemplo podría cundir en otras plazas para demostrar que somos un pueblo capaz de unirse para apoyar a los demás.

Hoy habrá quienes celebren orgullosos en su casa que no “se dejaron” y que siguieron gritando el “eeeehhh pu….” por encima de cualquier otra cosa porque “a mi me hacen los mandados”.

Es doloroso lo sucedido pero al mismo tiempo explica mucho de lo que nos pasa. Es triste que no seamos capaces de unirnos y de entender que hay causas por las que valdría la pena hacer algo diferente y dejar de ser “desafiantes” sólo por deporte.

Qué lástima que las buenas ideas mueran en la indiferencia y en la apatía de algunos pocos que prefieren “divertirse” y demostrar su “valentía”.

De todas formas sigo pensando que #SomosMasLosBuenos y que no debemos dar el brazo a torcer porque será precisamente eso lo que nos venza. Hay que seguirlo intentando y con el ejemplo ir jalando o dejando atrás a quienes no se quieran sumar a las buenas causas.

Seguimos siendo un pueblo que critica a quienes desean hacer algo bueno, si no pregúntele al Teletón, y que seguimos esperando que todo lo haga el gobierno. Así no vamos a llegar muy lejos, de hecho no hemos llegado muy lejos hasta ahora.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD