El mejor de la historia

Alex Zenteno
Alex Zenteno
A punto de anotar

Tom Brady. Bill Belichick. El Super Bowl LI. Aplica en todos los casos. El mejor de la historia. Lo que vivimos en el Super Bowl LI fue épico. El mayor regreso de todos los tiempos tenía que ser orquestado por el mejor de todos los tiempos. Sí, ya no hay duda. Thomas Edward Patrick Brady se ha ganado ese honor, el de ser reconocido como el mejor. Cinco anillos de Super Bowl para dejar atrás el empate que tenía con Joe Montana y Terry Bradshaw.

Brady a sus 39 años está jugando mejor que nunca. A diferencia de Peyton Manning, quien sinceramente ya no tenía la fuerza para lanzar en su última campaña (aún así le alcanzó para ser campeón), Brady puede seguir jugando y dominando la liga. Lo dijo este domingo por la mañana: Tres años más. No me lo imagino jugando a los 42 años, pero tampoco lo veo retirándose pronto y menos con el nivel mostrado toda la temporada y coronándolo con esta victoria de Super Tazón.

43 pases completos en 62 intentos, 466 yardas son todos récords de Super Bowl. Por cuarta ocasión fue nombrado Jugador Más Valioso del Super Bowl, otro récord. Y empató a Charles Haley como los únicos jugadores con 5 anillos de campeón.

Bill Belichick es el primer entrenador en jefe en ser cinco veces campeón del Super Bowl. Deja atrás el empate que tenía con Chuck Noll. Si agregamos los dos que ganó como asistente en los Gigantes, estamos hablando de siete anillos de campeón. No es el más simpático ni carismático ni el más amable con los periodistas. A él le pagan por ganar y eso lo hace muy bien. Es el más ganador en la era del Super Bowl. Es el más ganador en la historia de los playoffs. Y es el más ganador junto con Vince Lombardi y George Halas con 5 campeonatos.

El Super Bowl LI supera a cualquier otro jugado. Es el primero que se va a tiempo extra en la historia. Los Patriotas regresaron de un déficit de 25 puntos. El marcador era 28-3 faltando 2 minutos para finalizar el tercer cuarto. Parecía que Atlanta se iba a llevar la victoria fácil. Sólo un milagro podría salvar a Nueva Inglaterra y sucedió. 31 puntos sin respuesta. Sólo un equipo bien entrenado, con casta de campeón y que nunca, NUNCA se da por vencido lo podía hacer.

Matt Ryan, el QB de Atlanta se convirtió en el octavo MVP de la liga que de manera consecutiva llega al Super Bowl y lo pierde. Ryan estuvo cerca de la gloria, pero su ofensiva prácticamente no jugó en el cuarto cuarto. La defensiva de Atlanta se dobló en la parte final tras haber estado más de 40 minutos en el emparrillado.

El escenario del Super Bowl es el auténtico campo de los sueños. Para unos son dulces sueños, sueños que se hacen realidad. Para otros los sueños se tornan pesadilla. Es la eterna esencia del deporte, las historias del vencedor y el derrotado, el que saborea la gloria y el que se queda en el intento. Y son esas batallas las que nos hacen vibrar, las que nos hacen emocionar, por las que nos apasionamos. La NFL tiene esa magia, que entra en un periodo de pausa para volver a hechizarnos a partir de septiembre. Felicidades a los Patriotas, a los campeones que la próxima temporada estarán en México.

Por cierto, en cada Super Bowl hay una figura infaltable. Y no me refiero al Jugador Más Valioso o al Trofeo Vince Lombardi. Me refiero al aguacate. El domingo de Super Bowl, solamente en Estados Unidos se consumen 100 mil toneladas de esta fruta, que representa alrededor de 200 millones de dólares. El guacamole es una de las botanas favoritas del super domingo y el 85 por ciento de los aguacates que se consumen en Estados Unidos provienen de Michoacán.

De esta manera concluye esta cobertura que inició hace 17 días previo a la final de la Conferencia Americana. Gracias a Televisa Deportes por permitirme estar en mi décimo primer Super Bowl y contar estas historias. Y gracias a todos ustedes que las leyeron.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD