El Dios de la Arcilla

Alex Zenteno
Alex Zenteno. FOTO: Televisa Deportes
Hablar del mejor de todos los tiempos en alguna disciplina deportiva siempre causará polémica

Hablar del mejor de todos los tiempos en alguna disciplina deportiva siempre causará polémica, pero cuando se trata del mejor de la historia en arcilla difícilmente alguien podrá negarle ese título a Rafael Nadal.

Lo hecho por el español en el recién concluido torneo de Roland Garros es de otra dimensión. Es el primer varón en ganar un mismo torneo de Grand Slam en 10 ocasiones, una marca que difícilmente alguien podrá igualar, no sólo en este torneo, en cualquier otro de los llamados “Cuatro Grandes”.

De los jugadores activos Roger Federer es quien está más cerca con 7 campeonatos en Wimbledon. Novak Djokovic ostenta 6 títulos en el Abierto de Australia.

Pete Sampras también ganó 7 veces Wimbledon, mientras que el sueco Bjorn Borg ganó en 6 ocasiones Roland Garros, una marca que en su momento parecía inalcanzable, hasta la irrupción y consolidación de Rafael Nadal.

El mallorquín ganó su primer Roland Garros con 19 años de edad. Unos meses antes estuvo en Acapulco para levantar su primer trofeo del Abierto Mexicano. Ya desde entonces tenía pinta para ser número 1 del mundo. Sus primeros cuatro Roland Garros los ganó de manera consecutiva hasta que en 2009 perdió sorpresivamente con el sueco Robin Soderling en los octavos de final. Eso “le permitió” a Roger Federer completar el Slam al ganar el suizo ese año Roland Garros.

Rafa volvió a ganar cinco años seguidos en Paris de 2010 a 2014 para llegar a 9 títulos. Algunos problemas físicos le impidieron a Nadal llegar a tope en 2015. Previo a Roland Garros ese año no pudo ganar ninguno de los torneos de arcilla, además que Novak Djokovic estaba en su nivel más alto. Fue el serbio quien lo derrotó en los cuartos de final, aunque a la postre fue Stan Wawrinka quien levantó el trofeo de campeón.

En 2016 una lesión en la muñeca lo obligó a retirarse de Roland Garros tras haber ganado sus primeros dos partidos. La décima se le negaba al español.

Pero la paciencia y una buena preparación hizo que Nadal regresara al máximo nivel en este 2017, en el que ha llegado a siete finales con cuatro ganadas. Las finales que perdió son en el Abierto de Australia ante Federer, en Acapulco ante San Querrey y en Miami una vez más con Federer. Levantó los títulos de Montecarlo, Barcelona y Madrid antes de su décimo en Roland Garros.

Sí, tres años después, cuando muchos pensaban que Nadal no volvería a ganar, lo ha hecho de manera categórica en Paris, con un juego agresivo y dominante. Este décimo título lo ganó sin perder un solo set, algo que sólo lo había hecho en 2008 y 2010. Su récord en Roland Garros es de 79-2.

Rafa también llegó a 15 títulos de Grand Slam y 73 campeonatos en su carrera, de los cuales 53 han sido sobre el polvo de ladrillo, más que cualquier otro tenista en la historia.

Guillermo Vilas, uno de los referentes sobre la tierra batida, ganó 62 títulos, 49 sobre esta superficie, pero solo una vez Roland Garros.

Bjorn Borg es otro de los históricos de la arcilla. El sueco ganó 6 veces Roland Garros y 30 de sus 64 campeonatos sobre el polvo de ladrillo.

El austriaco Thomas Muster fue el primer jugador que recibió el mote de “Rey de la Arcilla” al ganar 40 de sus 44 títulos sobre esa superficie, pero al igual que Vilas, sólo pudo levantar una Copa de los Mosqueteros.

Rafael Nadal rompió todos los récords de estos monstruos de las canchas de polvo. Vilas llegó a tener la marca de triunfos consecutivos en arcilla con 53 y Nadal lo pulverizó entre 2005 y 2007 con una racha de 81 victorias.

La marca que lo patrocina sacó un video en el que hace un recuento de sus títulos de Roland Garros. En el conteo se lee: Uno es difícil, dos es impresionante, tres es tres veces más difícil, cuatro es increíble, cinco es legendario, seis es de libro de récords, siete reescribe la historia, ocho es inaudito, nueve es algo ridículo, diez es Rafa.

Rafael Nadal es el auténtico Rey de la Arcilla, aunque con el décimo título de Roland Garros ya muchos piensan que ese mote le queda corto y debe ser sustituido por el de “Dios de la Arcilla“.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD