Vikings, sin definir quarterback

El momento en el que los Minnesota Vikings deban comprometerse nuevamente con un quarterback titular está por llegar.

Siguen haciendo evaluaciones, de acuerdo con el gerente general Rick Spielman.

Con Case Keenum, Teddy Bridgewater y Sam Bradford, destinados a la agencia libre en dos semanas, los Vikings aún no toman la decisión final con ninguno de ellos. Eso fue lo que dijo Spielman el miércoles en el combine de la NFL.

“No se han tomado decisiones, y sé que ha habido miles de reportes”, comentó Spielman. “Seguiremos avanzando y evolucionando en este proceso con reuniones con los agentes esta semana.

El reporte más destacado, emitido esta semana por NFL Network citando fuentes no identificadas, es que los Vikings no planean etiquetar a Keenum. Esa es una forma en la que básicamente podían facilitar la toma de decisiones en la posición al mantenerlo para 2018 con un salario entre lo máximo de la liga para la posición, que estaría por encima de los 20 millones de dólares. Eso es demasiado dinero para un jugador que pasó toda su carrera como suplente hasta que una lesión de Sam Bradford durante el primer juego de la campaña anterior le abrió el camino para una temporada de despunte.

Spielman rechazó el reporte y elogió a Keenum en términos generales después de avanzar hasta la final de la NFC, donde cayeron ante el eventual campeón Philadelphia. Dijo que los Vikings han hablado sobre cómo Keenum encajaría en el esquema del nuevo coordinador ofensivo, John DeFilippo, pero se negó a divulgar una evaluación más específica.

Case Keenum guió a nuestro equipo de futbol americano e hizo un tremendo trabajo, y puede hacer las jugadas en el momento preciso”, dijo Spielman.

“Hizo muchas jugadas para nosotros no solo por su inteligencia, sino por su liderazgo y movilidad”.

Bradford, dada la incertidumbre a largo plazo sobre el estado de su rodilla, posiblemente sea la opción menos deseada del equipo. Bridgewater conlleva el mismo riesgo después de no haber iniciado un juego de relevancia desde la ronda divisional de la postemporada el 10 de enero de 2016 debido a una lesión en la rodilla que lo mantuvo ausente hasta que tuvo una breve aparición hacia el final de la campaña. Sin embargo, es más joven y menos costoso que Keenum y Bradford, lo que le daría al equipo mayor flexibilidad bajo el tope salarial para firmar a otras estrellas a costosas extensiones o mejorar en otras posiciones.

Eso, desde luego, incluye el mercado abierto, en donde el ex quarterback de Washington Kirk Cousins estará disponible desde el 14 de marzo. Es mucho más costoso que cualquiera de los otros tres, pero su combinación de edad, durabilidad y palmarés lo hacen más atractivo.