El porqué de las cosas: Philadelphia Eagles