Se reúnen jugadores y dueños de la NFL

Anquan Boldin y Malcom Jenkins. FOTO: AP
Anquan Boldin y Malcom Jenkins. FOTO: AP
Con la finalidad de encontrar soluciones a los problemas sociales, jugadores y dueños de la NFL se reúnen en las oficinas de la Liga

Los jugadores y dueños de la NFL se reunieron el martes para abordar una serie de problemas sociales, en una sesión considerada “constructiva” por Stephen Ross, propietario de los Dolphins de Miami.

Darius Butler, defensive back de los Colts de Indianápolis, consideró por su parte que el encuentro fue “positivo”.

Un grupo de 11 dueños y más de una docena de jugadores conversaron en las oficinas generales de la liga. Entre los temas discutidos figuró la manera de mejorar las plataformas para que los deportistas se pronuncien sobre problemas sociales.

“Oímos lo que tenían que decirnos y ellos nos escucharon”, afirmó Ross. “Fue una conversación abierta, y eso es bueno”.

Ross aseguró que “no se abordó” la política actual de la NFL, en la cual se contempla que los jugadores “deberían” ponerse de pie para escuchar el himno nacional. Algunos han sugerido que la regla debe modificarse para aclarar que es obligatorio estar de pie durante esa ceremonia.

En un memorándum emitido la semana pasada a los diferentes equipos, el comisionado de la NFL Roger Goodell señaló que la liga prefiere que los jugadores cumplan con esa política.

Butler, quien jugó el lunes por la noche en Nashville, horas antes de asistir a la reunión, dijo que ambas partes avanzan en la dirección correcta. Afirmó que los jugadores plantearon su perspectiva durante el encuentro.

“Evidentemente, es una perspectiva distinta”, reconoció. “Pienso que lo más importante cuando se trata de estos asuntos es tener las perspectivas y respetar los derechos de todos, sin importar cómo te sientas”.

El sindicato de jugadores y la liga emitieron un comunicado conjunto justo antes de que comenzaran las reuniones ordinarias entre los dueños.

“Hoy los propietarios y los jugadores sostuvieron una reunión productiva, enfocada en la manera en que podemos colaborar para promover un cambio social positivo y atender los problemas de desigualdad en nuestras comunidades”, explica el comunicado. “Los ejecutivos y los dueños de la NFL se reunieron con dirigentes del sindicato y jugadores, a fin de discutir y revisar planes para utilizar nuestra plataforma con el objetivo de promover la equidad y de efectuar un cambio positivo”.

“Coincidimos en que se trata de problemas comunes y prometimos reunirnos de nuevo para seguir con este trabajo conjunto. Como dijimos la semana pasada, todos los que sean parte de la comunidad de la NFL tienen un respeto tremendo por nuestro país, nuestra bandera, nuestro himno y nuestras fuerzas militares. En seguimiento de la mejor tradición estadounidense, nos unimos para encontrar ideas en común y para comprometernos con el duro trabajo que se requiere a fin de lograr un cambio”.

Asistieron al encuentro Goodell y el jefe de operaciones deportivas de la liga, Troy Vincent, quien fue jugador. Entre los dueños figuraron Michael Bidwill (Arizona), Arthur Blank (Atlanta), Terry Pegula (Buffalo), Robert McNair (Houston), Shad Khan (Jacksonville), Ross y Robert Kraft (Nueva Inglaterra), John Mara (Giants de Nueva York), Art Rooney (Pittsburgh), Jeffrey Lurie (Filadelfia) y Jed York (San Francisco).

En representación de los jugadores estuvieron el director general del sindicato DeMaurice Smith, el presidente Eric Winston y el exjugador Anquan Boldin.

Los jugadores actuales que participaron fueron Butler (Indianápolis), Russell Okung (Chargers de Los Ángeles), Kenny Stills, Julius Thomas y Michael Thomas (Miami), Mark Herzlich (Giants de Nueva York), Kelvin Beachum y Demario Davis (Jets de Nueva York), Malcolm Jenkins y Chris Long (Filadelfia), Eric Reid (San Francisco), así como Josh Norman (Washington).

Por la mañana, frente al hotel donde se reúnen los dueños, una treintena de simpatizantes de la organización Black Lives Matter de Nueva York se concentraron para manifestar su apoyo a los jugadores que han protestado, particularmente al ex mariscal de campo de los 49ers, Colin Kaepernick, quien se arrodilló el año pasado durante el himno nacional para protestar contra la injusticia racial en la nación.

Las protestas durante la ceremonia arreciaron después de que el presidente Donald Trump insultó a los jugadores que protestaban y pidió que fueran despedidos.

Jugadores y ejecutivos señalaron que el significado de la protesta ha sido malinterpretado por Trump y sus simpatizantes.

A comienzos de este mes, durante un partido, el vicepresidente Mike Pence se marchó del Lucas Oil Stadium de Indianápolis después de que varios jugadores de los 49ers se arrodillaron durante el himno.

Jenkins dijo que los jugadores habían invitado a Kaepernick, quien no asistió.

También el martes, un par de personas confrontó a Jerry Jones, dueño de los Cowboys de Dallas, en el vestíbulo del hotel en Manhattan donde se realizaba la reunión. Las personas se pronunciaron contra los grupos supremacistas blancos, mientras Jones era rodeado por sus guardaespaldas.

El magnate se detuvo para escuchar, sin pronunciar palabra, y personal de seguridad se llevó a los manifestantes

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD