Alfred Morris ocupará lugar de Elliott

Alfred Morris se mostró algo agitado cuando se le preguntó qué ha cambiado para él, ahora que el corredor de los Cowboys de Dallas, Ezekiel Elliott, está purgando una suspensión de seis partidos por acusaciones de violencia doméstica, y que parece poco probable que el castigo se levante por tercera vez en los tribunales.

Morris, quien sería el candidato principal para reemplazar al líder de la campaña pasada en yardas por tierra, fue enfático al señalar ante una docena de reporteros que su trabajo semanal ha cambiado muy poco.

“Quiero decir, lo único distinto es que tengo todas estas cámaras frente a mi cara”, indicó.

Usualmente afable, Morris no lució enojado, sino más bien algo ansioso. Él mismo lo admitió luego de tartamudear un par de veces. Interrumpió una de sus respuestas para decir que estaba hablando demasiado rápido.

Después de todo, podría jugar su primer partido de inicio en casi dos años el domingo, cuando los Chiefs de Kansas City (6-2) visiten a Dallas (4-3). No lo ha hecho desde que llegó al equipo, procedente de los Redskins de Washington.

Por lo tanto, el quarterback Dak Prescott se prepara para disputar lo que sería su primer encuentro de temporada regular sin Elliott desde que el dúo dinámico de novatos condujo a los Cowboys a la mejor foja de la Conferencia Nacional, la temporada pasada.

“Este equipo se construyó pensando en la ofensiva terrestre antes de que Zeke o yo llegáramos siquiera acá”, dijo Prescott. “Tenemos a buenos corredores. Darren McFadden tuvo un gran año antes de que Zeke llegara, y sabemos lo que puede hacer Alfred Morris. No creo que eso cambie. El equipo está construido así”.

Prescott dijo que había intercambiado mensajes de texto con Elliott después de que una jueza federal en Nueva York rechazó el lunes la petición del sindicato de jugadores de la NFL para que el corredor siguiera jugando mientras su caso se terminaba de ventilar ante los tribunales.

De emergencia, los abogados de Elliott buscan que una corte federal de apelaciones emita una orden que levante la suspensión. Pero no hay indicios de cuándo podría llegar un fallo o una audiencia.

Si ello no ocurre, Elliott sólo estará disponible para disputar los últimos tres partidos de la temporada, comenzando con el del 17 de diciembre en Oakland.

Prescott dijo que Elliott “obviamente se siente mal por el fallo”, si bien no dio más detalles.

“Sé que él está ansioso pero quiere seguir adelante”, comentó Prescott. “Va a hacer lo mejor que pueda para que su cuerpo y su mente estén listos para cuando vuelva”.

En tanto, los Cowboys han reiterado durante toda esta telenovela que se sienten cómodos con sus alternativas.