‘Rayan’ la perfección

Los Rayados de Monterrey se llevaron el Clásico Regio del Apertura 2017 ante Tigres
Los Rayados de Monterrey se llevaron el Clásico Regio del Apertura 2017 ante Tigres. FOTO: Mexsport
Los Rayados de Monterrey vencen 2-0 a Tigres en el Clásico Regio de la última fecha del Apertura 2017 y se quedan con el liderato de la competencia

Como si se tratara de una selección impecable para asar una carne, los Rayados de Monterrey se mueven por instinto. Ningún movimiento en “La Pandilla” es en vano, cada milímetro de pasto avanzado vale más que cualquier balsa en el Paseo Santa Lucía, cada gol pesa más que las Grutas de García.

Los Rayados se adjudicaron el liderato del Torneo Apertura 2017 en una celebración pre Liguilla que salió a pedir de boca para el Monterrey: los Tigres de la UANL sufrieron y sirvieron las botellas en el festejo del mejor equipo de la Fase Regular. Marcador de 2-0 para los albiazules en la Jornada 17.

El futbol es un deporte que suele darle la espalda incluso a los más efectivos, a los confiables. Juninho “metió la pata” como pocas veces en su carrera al interceptar mal un esférico cruzado en el área y poner la pelota en su propia meta apenas segundos después de la reanudación del compromiso en el descanso.

El equipo que conquistó la cima de la Liga MX desde la Jornada 4 y no ha bajado de ella no podía permitirse el lujo de vencer a su odiado rival con un autogol. No, los dirigidos por Antonio Mohamed quisieron hacer todo a su manera y, por ello, Avilés Hurtado ponía cabezazo de frente al marco que Nahuel Guzmán no pudo alcanzar a los 51′ para hacer que el Estadio de Rayados gritara tan fuerte que los decibelios llegaban a Apodaca.

El tanto del atacante colombiano representó también la conquista del título de goleo individual del Torneo Apertura 2017, honor que comparte con el argentino Mauro Boselli del León.

Revisa la ficha del partido AQUÍ. 

Sí, son los dos mejores equipos del Apertura 2017, pero Rayados dejó en claro que hasta en la realeza hay distinciones. A pesar de el brutal talento que hay en la plantilla de Tigres, los dirigidos por Ricardo Ferretti se vieron disminuidos desde un principio, más cuando apenas a los 8′ los felinos perdían por lesión a Israel Jiménez.

El “Tuca” ajustó sin problema, ubicó a Luis “Chaka” Rodríguez en la lateral derecha y adelante… pero los locales se encargaron de dejar a Antonio Mohamed como un maestro táctico ante el experimentado Ferretti: las bandas albiazules monopolizaron la tenencia de la pelota, contrario a la propuesta centralista de los universitarios.

André Pierre Gignac estuvo solitario como pocas veces, mientras que Jürgen Damm hacía recorridos estériles, casi siempre en persecución de la pelota, brillantemente tocada por los Rayados. A los 15′ Nahuel Guzmán le quitaba la oportunidad de gol a Rogelio Funes Mori y, en el segundo tiempo, vería cómo los disparos mortales de Dorlan Pabón pasaban muy cerca de la meta.

Monterrey llegó a 37 puntos, mientras que Tigres se quedó en 32. Ambas escuadras prometen mucho en la llamada “Fiesta Grande” del futbol mexicano. La única forma en la que podrían encontrarse en Liguilla es en la Final, un sueño que ya es imaginado por cualquiera que tenga sangre en las venas en la urbe neoleonesa. De momento, la gloria es rayada.