Toque imperdible

El Club América se llevó el clásico joven ante Cruz Azul
El Club América se llevó el clásico joven ante Cruz Azul. FOTO: Mexsport
América celebra sus 101 años con una nueva victoria ante Cruz Azul, al estilo de Miguel Herrera, dentro del clásico joven en el Apertura 2017

Es como si el tiempo se hubiera detenido en 2013, cuando América deslumbraba con su estilo de juego, con un Miguel Herrera explosivamente feliz en la banca, con un Cruz Azul que inspiraba miedo pero que sus temores le delataban frente a las Águilas. Sí, pareciera que el Torneo Apertura 2017 fuera un dejá vu, al menos en el clásico joven.

América derrotó este sábado por 3-1 a Cruz Azul en el clásico joven del Apertura 2017 como parte de la Jornada 13 en un duelo celebrado en el Estadio Azul y que marcó el regreso del futbol a la Ciudad de México después del sismo del pasado 19 de septiembre.

Y es que la escuadra azulcrema no solamente se echó tres puntos más a la bolsa para festejar su 101 aniversario, sino que además, lo hizo “con estilo”, tal y como lo había comentado el propio Miguel Herrera en la semana y justo en un momento crucial de la temporada, cuando ahora Chivas de Guadalajara se asoma como el próximo rival de los azulcrema, ahora en el clásico nacional. América hizo gala de un juego de conjunto envidiable y que alcanzó su máxima expresión en el primer tanto de la tarde.

Silvio Romero y Darwin Quintero fraguaron una pared que destruiría a cualquier defensa y, en esta ocasión, a la zaga cementera le tocó sufrir el primer tanto del encuentro, obra del colombiano, quien culminó la acción de toque de alto nivel a los 18′.

En otra muestra de esfuerzo colectivo, los azulcrema agregaron otro tanto a su ventaja a los 24′, esta vez sería un héroe recurrente, una cara tristemente familiar para los de La Noria: Oribe Peralta ponía la segunda diana en la tarde capitalina.

Revisa la ficha del partido AQUÍ. 

Un clásico no es tal sin su dosis de dramatismo y al menos los celestes entendieron tal premisa. Los dirigidos por Paco Jémez acortaron distancias a los 79′ vía pena máxima cuando Zúñiga recibió una patada en el área por parte de Paul Aguilar. Édgar Méndez cobró de forma inmejorable, a su derecha y en la esquina, imposible para Marchesín.

Aquellos fantasmas de los últimos minutos que tanto han atormentado a Cruz Azul parecían ahora tocar la puerta de los visitantes; no obstante, Mateus Uribe aprovechó un descuido defensivo tan gigante como mortal; el colombiano condujo la pelota antes de firmar una bella parábola que dejaba sin posibilidades al portero Jesús Corona y que sentenciaba el encuentro ya en la compensación.

El conjunto americanista lució una de sus mejores caras en lo que, a su vez, fue uno de los mejores encuentros en lo que va del Apertura 2017. La ausencia de Guido Rodríguez no se notó mientras que Uribe pudo presumir sus propiedades de multitarea; Darwin Quintero cada vez se parece más a aquel que llegara a maravillar la comarca lagunera mientras que la explosividad de Renato Ibarra siempre mantuvo ocupados a los locales.

A pesar de todo, Cruz Azul tuvo oportunidades para anotar más, especialmente a los 56′ cuando una media vuelta de Felipe Mora exigió que aparecieran los reflejos de Marchesín; ya con el descuento en los cartones, parecía que la “Máquina” podía abordar el tren que muchas veces le ha arrollado, el de dejar escapar los partidos en los momentos culminantes, los más dolorosos, algo que se veía posible debido al sufrimiento de América en el manejo de los partidos.

Y cuando despertó, el marcador todavía estaba ahí. Cruz Azul volvió a sufrir en el clásico joven, más desde que se quedó con 10 jugadores por una absurda expulsión de Adrián Aldrete a los 89′. América se cansó de tocar y dio una exhibición que, a pesar de tornarse en costumbre, también es imperdible. El clásico nacional ya empezó.