Cristiano sigue ‘on fire’

Cristiano Ronaldo
Cristiano Ronaldo lleva siete juegos consecutivos con gol Foto: AP
Con doblete de Cristiano Ronaldo, Real Madrid vence 2-1 al Éibar en la jornada 28 de España; el portugués lleva 13 goles en los últimos siete partidos

Consulta la ficha técnica del partido AQUÍ

Consulta la tabla de la Liga de España AQUÍ

Consulta el calendario de la Liga de España AQUÍ

Cristiano Ronaldo anotó dos goles, el segundo a poco del final, y el Real Madrid ganó 2-1 en su visita al Éibar para fortalecer su condición de tercer clasificado en la Liga española.

El Madrid, que el martes clasificó a los cuartos de final de la Liga de Campeones con una victoria en cancha del París Saint Germain gracias a otro tanto de Cristiano, cuenta ahora 57 unidades en el torneo doméstico.

Sus tres nuevos puntos llegaron con lazo y un nuevo doblete del actual ganador del trofeo Balón de Oro, quien ha celebrado 13 tantos en sus últimos siete partidos en diferentes competiciones.

El Éibar, entretanto, clasifica octavo en la Liga, con 39 puntos y sigue optando a asaltar los puestos europeos.

Cristiano abrió el marcador a los 34 minutos por el equipo que dirige Zinedine Zidane, e Iván Ramis niveló a los 50 por el Eibar; pero el astro portugués tuvo la última palabra con el tanto de la victoria a los 84, para alcanzar 18 dianas en el campeonato.

Apretando arriba se gestó el gol inaugural de los Blancos, con interceptación avanzada y profundización de Luka Modric para Cristiano, vivo en el desmarque, hábil en el control de pecho, y letal en la definición con la diestra al poste más cercano.

El astro portugués celebró menospreciando al público su diana 17 del campeonato, y a punto estuvo de festejar la 18 en un latigazo que desvió la defensa y logró tapar Marco Dmitrovic.

En el arranque del segundo tiempo el Éibar rentabilizó sus aproximaciones. Tras provocar el argentino Gonzalo Escalante un tiro de esquina dese lejos, Ramis saltó más que Sergio Ramos y cabeceó a la red el servicio de Pedro León.

Pero fue el de siempre, Cristiano, el encargado de decantar definitivamente la balanza, al acudir puntual a un centro de Carvajal y cabecear a quemarropa frente a Dmitrovic, sin opción de salvar el potente remate.