Con grandeza y personalidad

Hirving Lozano, Selección Mexicana
Hirving Lozano, Selección Mexicana
Con personalidad, buen juego y contundencia, la Selección Mexicana derrota a Honduras, se consolida en el liderato del Hexagonal Final y espera a EEUU

Para ser llamado grande no solo basta con el nombre, la camiseta o lo hecho en el pasado, hace falta demostrarlo y, sobre todo, respetar los colores de la casaca que portas, la nación que representas y la afición que te respalda.

El 3-0 con el que la Selección Mexicana derrotó a Honduras en el Estadio Azteca, duelo eliminatorio de la Concacaf rumbo a Rusia 2018, fue un fiel reflejo no solamente de un buen partido, sino de una gran preparación, una estrategia definida, perfecto conocimiento del rival y la capacidad de conjuntar esos elementos, maniatar al oponente y lograr el objetivo, la victoria.

Especial: México camina muy tranquilamente al Mundial

La Selección Mexicana sabía lo que le esperaba en casa ante Honduras, tenía plena consciencia de que el visitante saldría a especular, a defender lo más posible y buscar hacer daño en un contragolpe o cuando el Tri se viera más confiado, por lo que desde el inicio tomó sus debidas precauciones.

Juan Carlos Osorio envió de inicio un juego ofensivo, un juego cuya columna vertebral se inclinaba por el costado izquierdo con un Héctor Herrera que se encargaba de distribuir los balones y un incansable “Tecatito” Corona dueño de esa banda y de todos los centros que emergían desde ahí.

El Tricolor fue amo y señor de todas las jugadas de peligro durante los primeros 25 minutos de juego, sin embargo, la contundencia parecía no tener boleto para entrar al Coloso de Santa Úrsula, parecía estar ausente de los botines de los mexicanos.

Pasado este periodo, Honduras comenzó a aparecer más allá de la media cancha, los de Jorge Luis Pinto se llenaron de confianza, le perdieron el miedo a un Estadio Azteca que estuvo lejos de lograr el lleno y adelantaron un poco sus líneas para descubrir que Guillermo Ochoa también estaba en la cancha.

Y pagaron caro su exceso de confianza, en un tiro de esquina cobrado por Giovani dos Santos, Oswaldo Alanís se levantó en el corazón del área, metió el cabezazo y el desvío fue suficiente para enviar el esférico al fondo y no sólo abrir el marcador, sino las posibilidades de tener mayores espacios al frente.

En eso radicó el costo que debía asumir Honduras por buscar sorprender al Tricolor, una vez abajo en el marcador, los catrachos sabían que pronto estarían obligados a buscar el empate, ya que debido a su posición en la tabla, una derrota los dejaba muy comprometidos en su búsqueda del boleto a Rusia 2018.

Efectivamente fue cuestión de tiempo que eso pasara, los hondureños intentaron vestirse de héroes y aguantar lo más posible, pero eso fue más allá de sus capacidades, la presión de su situación, del Azteca y sobre todo de una Selección Mexicana totalmente encima de ellos pronto los haría sucumbir en el terreno de juego.

Entérate de otros resultados del Hexagonal Final

En gran asistencia de Héctor Herrera, el recién ingresado Hirving Lozano tomó el balón, se quitó al portero y mandó el esférico al fondo de la red para poner, a los 63 minutos, el 2-0 en la pizarra y liberar la tensión, al mismo tiempo, de todos los seleccionados mexicanos.

Solamente pasaron 3 minutos para que la ventaja se ampliara, al 66’, Carlos Vela puso un toque de balón preciso para Raúl Jiménez, quien, de frente al portero, no titubeó para levantar el esférico y mandarlo al fondo de la portería ante la salida del portero.

Un 3-0 que dejó claro que la Selección Mexicana pasa por buen momento, que el Tri dejó de vivir solamente del mote del “Grande de la Concacaf” y comenzó a demostrar porqué se ganó ese sobrenombre, que dejó atrás los malos momentos y ahora se nota confianza, fraternidad y buen juego sobre el terreno de juego, el Tricolor enseño que la grandeza se demuestra, no se presume.

Conoce las posiciones del Hexagonal Final de Concacaf, aquí

Con este marcador México se consolidó en el primer lugar del Hexagonal Final con 13 puntos, perseguido por Costa Rica con 8 y Estados Unidos, el próximo rival del Tri, con 7 unidades; mientras que Honduras sigue en el penúltimo sitio con solamente 4 puntos.