¿Derrota a tiempo?

México cae ante Croacia en partido amistoso
México cae ante Croacia en partido amistoso. FOTO: Mexsport
México pierde su segundo partido en la era Juan Carlos Osorio por 2-1 ante Croacia en amistoso previo a Eliminatorias, Copa Confederaciones y Copa Oro

Una buena y una mala: Javier “Chicharito” Hernández es, a partir de este sábado, el máximo goleador histórico en solitario de una Selección Mexicana que mordió el polvo por segunda ocasión en la era de Juan Carlos Osorio.

El Tri sucumbió por 2-1 ante su similar de Croacia: un encuentro entre dos conjuntos incompletos, pero con unos mexicanos muy cercanos a la mejor plantilla posible ante los balcánicos: frescos, debutantes, juveniles e inexpertos; mucho más lejos de su equipo estrella o del que presentarán en la próxima Fecha FIFA.

Los dirigidos por Ante Cacic dieron dos golpes certeros y con poca diferencia entre uno y otro, castigo suficiente incluso para una selección con racha ganadora como la mexicana, cobijada de la forma más noble que se pueda concebir por un Memorial Coliseum, prácticamente la sede más “hogareña” para el Tricolor en el de por sí hogareño país de Estados Unidos.

Revisa la ficha del partido AQUÍ. 

A los 36′, una tibia marca de la zaga mexicana abrió la puerta para una genialidad de Fran Tudor quien cedió esférico para Duje Cop para simplemente empujar ante una meta solitaria. Segundos después, Diego Reyes cometió uno de los peores errores en su carrera al otorgar una “asistencia” perfecta, inigualable, anhelada y soñada por cualquier artillero del mundo. Fran Tudor aprovechó el regalo del defensa del Espanyol, se quitó de encima al portero Guillermo Ochoa y, con poco ángulo aunque sin oposición en la meta, disparó para poner el segundo tanto balcánico.

Javier Hernández entró al partido a los 66′ en lugar de Oribe Peralta. El coliseo angelino prácticamente ocasionó que la falla de San Andrés sea un mal chiste en California al ovacionar al delantero del Bayer Leverkusen. El “Chicharito” respondió al júbilo de la afición con su mejor faceta: la de goleador. Ya cuando el Tri estaba convertido en un vendaval verde, Andrés Guardado cobró un tiro libre que encontró a Hernández quien se apoyó sobre Héctor Herrera para rematar de cabeza y poner la pelota en las redes.

No era solamente el descuento en el marcador o la, a la postre malograda esperanza de al menos un empate. Se trataba del histórico tanto que pone a Javier “Chicharito” Hernández como el indiscutible y solitario líder de anotaciones en la historia de la Selección Mexicana: 47 dianas, ya una más que el no menos histórico Jared Borgetti.

Los más grandes defectos de los pupilos de Juan Carlos Osorio afloraron en la primera mitad: desorientación en medio campo, imprecisión y, por supuesto, apatía. ¿Cómo respondieron los dirigidos por Ante Cacic? Cubriendo los espacios dejados por los mexicanos en medio campo, mordiendo para acaparar todos los balones dejados por el tri y el empuje necesario para contrastar la apatía de los americanos.

Para el segundo tiempo, ya con Jonathan dos Santos, Carlos Vela y “Chicharito”, el Tri se volcó en busca del empate frente a unos europeos totalmente desinteresados en el ataque, abandonados ya a su suerte o a la incapacidad tricolor de tener lucidez a partir de tres cuartas partes de la cancha.

Kalinic, el portero croata, se lució de más en el encuentro, especialmente al atajar un tiro libre de Andrés Guardado a los 59′ y un remate de Peralta a los 65′, aunque especialmente un remate fuerte y frontal de Néstor Araujo en el que aguantó de forma estoica. Croacia se multiplicaba ante la furia mexicana, incluso en los últimos minutos de angustia, con la expulsión de Skoric y un Héctor Moreno que tuvo el empate sobre la compensación pero con un cabezazo tibio para el sólido guardameta balcánico.

México no perdía desde aquel tormentoso duelo de Cuartos de Final de la Copa América Centenario contra Chile; ¿momento inoportuno? No necesariamente: con dos encuentros cumbre en las Eliminatorias rumbo al Mundial de Rusia, la Copa Confederaciones 2017 y la Copa Oro, quizás no sea la mejor forma de iniciar un verano intenso, aunque sí una forma que llega a tiempo.