Roberto Díaz no pasa el corte del U.S. Open

Roberto Díaz, US Open
Roberto Díaz. Foto: Getty Images
Dustin Johnson, Rory McIlroy, Jason Day y el mexicano Roberto Díaz se despiden del U.S. Open al no pasar el corte

La mayor sorpresa del U.S. Open no fue quién está al frente, sino quiénes se van del torneo.
Dustin Johnson, Rory McIlroy y Jason Day – los tres primeros jugadores del mundo, y quienes presumían que Erin Hills se ajustaba perfecto a sus juegos – pasaron este viernes limpiando sus casilleros después de no pasar el corte.

Lo que persiste es el mayor enredo después de 36 hoyos en los últimos 43 años en el Abierto de Estados Unidos.

Paul Casey hizo un triple bogey y compensó con cinco birdies consecutivos para colocarlo uno bajo par, 71, y liderar después de la segunda ronda con un total de siete bajo par, 137. Se puso en la cima bajo un caluroso sol, e incluso después de una refrescante brisa, nadie pudo alcanzarlo.

Brooks Koepka gozaba del liderato hasta que convirtió una oportunidad para birdie en un bogey en el par cinco de su décimo hoyo. No volvió a lograr un birdie y terminó con 70. Ahí se le unieron Brian Harman y el inglés Tommy Fleetwood.

Justó detrás se encuentra una tercia de jugadores entre los que aparece Rickie Fowler, quien dejó pasar 28 hoyos antes de hacer su primer bogey y luego sumó tres hoyos sin un par. Fowler firmó ronda de 73 y sigue en la contienda por segundo major consecutivo.

El empate entre cuatro en la cima después de dos rondas representa el de mayor cantidad de jugadores en el U.S. Open desde Winged Foot en 1974, cuando había nombres más reconocidos en este tipo de torneos: Raymond Floyd, Arnold Palmer, Gary Player y Hale Irwin, quien en esa ocasión ganó su primer major.

Los últimos seis majors han sido ganados por jugadores que suman su primer trofeo grande y el ciclo podría continuar. Entre los primeros 18 jugadores del torneo, ninguno tiene un major. Y apenas la tercera parte de ellos ha siquiera experimentado lo que es estar en contienda en la última ronda.

“Mañana será una gran experiencia”, dijo Fleetwood. “Sigue siendo sábado y 36 hoyos son muchos en un U.S. Open. Todo puede pasar”.
Y prácticamente todo ha pasado en Erin Hills.

Un dirigible comercial se estrelló e incendió justo afuera del campo el jueves, más o menos al mismo tiempo que el departamento de salud del estado que analizaba muestras confirmó la presencia de la bacteria E. coli en un bebedero cercano al hoyo 12. La Asociación de Golf de Estados Unidos proveerá de agua embotellada el resto de la semana y aún no existen reportes de que alguien haya enfermado.

Este viernes, un hombre de 94 años, que presenciaba el torneo por primera ocasión, dejó de respirar en la tribuna del hoyo seis y falleció en lo que autoridades del condado Washington dijeron que aparentemente fue un deceso por causas naturales.

A continuación, un fin de semana sin algunos de los nombres más importantes del golf.

Comenta ahora

TE PUEDE INTERESAR

PUBLICIDAD