ZeLosCuento: Futbol y nieve, una extraña relación