Tigres ruge y apaga las centellas