Vigón: más que un remate a gol