Trinidad y Tobago esconde sus armas