Pulido, ¿¡en el súper!?