El mundial es un sueño para el ‘Chucky’