Moisés Muñoz se ‘come’ el primero