Los ataques de América y Toluca, a contraste