La tranquilidad y doblete de Oribe