La polémica por el no ascenso llega a directivas