Gignac dicta sentencia, otra vez