Rayados no encuentra espacios y Puebla termina por liquidar el partido