¿Y la agresividad?